Con cámaras “espían” trabajo de consulados en EEUU

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. Por las constantes denuncias de actos reñidos con la ley y de mala atención a los compatriotas viviendo en los Estados Unidos, la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras ha decidido monitorear el trabajo de los cónsules y su personal mediante sistemas de circuito cerrado en cada uno,  de los once consulados.

CRITERIO conoció que la medida comenzó a utilizarse desde hace dos meses y forma parte del proceso de reestructuración de las representaciones diplomáticas hondureñas.

Con este sistema de circuito cerrado se contempla despedir a los empleados de los consulados a quienes se les compruebe,  mediante el registro de video,  que cometan alguna falta grave.

La vigilancia por circuito cerrado  permitirá a las autoridades de cancillería, constatar si los empleados de los consulados llegan a cumplir con sus labores.

Con el objetivo de mejorar la atención para la emisión de pasaportes se ha hecho ahora por medio de citas para que los connacionales no hagan largas filas durante horas para obtener su  documento que lo acredita como hondureño.

El sistema de circuito cerrado es un arma de doble filo, un lado es aplicable a los empleados del consulado para vigilar cómo se comportan y como atienden a los hondureños y la otra para persuadir a los visitantes que están siendo grabados y que se calmen porque  los están atendiendo”.

Además el proceso de supervisión consular incluye la obligatoriedad que tiene cada cónsul de enviar un reporte diario de todas las diligencias y atenciones brindadas, como: salvoconductos,  emisión de pasaportes y otros.

Los consulados catrachos están ubicados en Miami, Atlanta, Washington, Miami, Dallas, Nueva York, Los Ángeles,  San Francisco, Nueva Orleans, McAllen, Chicago y  Houston en donde laboran unas 40 personas.

Las cifras oficiales indican que en los Estados Unidos vive alrededor de  cerca de un millón de hondureños, y las quejas por malos servicios,   cobros indebidos y que no llegan a trabajar son constantes.

Compartir Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *