Corrupción en INA sería superior al IHSS

Por: Redacción CRITERIO
redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. El latrocinio que sufrió el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) en el gobierno de Porfirio Lobo Sosa tiene un parangón de mayor dimensión en las oscuras compras de tierras con supuestos fines de reforma agraria en la gestión del izquierdista Cesar David Ham Peña, en el Instituto Nacional Agrario (INA).

Documentos en poder de CRITERIO revelan como la gestión de Ham Peña –llamado por el expresidente Lobo a dirigir la entidad, dentro del denominado “Gobierno de Unidad Nacional” –, compró tierras privadas sobrevaloradas en predios nacionales, de vocación forestal, entre instituciones públicas e incluso algunas propiedades que ni siquiera existen.

Las adquisiciones comprenden un área total de cuatro millones 696 mil 95 manzanas de tierra, por las que el Estado pagó 100 millones 597 mil 726 lempiras con 68 centavos; actividades dudosas que ni el Tribunal Superior de Cuentas (TSC), el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) y ni la Procuraduría General de la República (PGR) se atreven hasta la fecha a investigar.

La ubicación de algunas de estas tierras se alinea con posibles intereses particulares, nacionales y extranjeros, respecto al futuro avance de las Zonas Especiales de Desarrollo (ZEDE) y de las regiones Especiales de Desarrollo, más conocidas como “Ciudades Modelo”, cuya ley fue aprobada en el régimen de Lobo Sosa.

Las compras de predios se realizaron entre 2010, período en el que Ham Peña tomó posesión del cargo, a los años 2011 y 2012 que superó los 100 millones de lempiras.

En 2010, la dirección y autoridades del INA realizaron siete operaciones de compras; en 2011 hubo 13 negociaciones para adquirir lotes de tierra y en 2012 nueve adquisiciones en diversos puntos de Honduras.

De estos casos llaman la atención el de Marisol Rivera Rodríguez, que ni vive en el país; según el expediente 98951, en 2011 vendió al INA 130 manzanas de tierras ubicadas en El Coco, Trujillo, Colón, caribe de Honduras.
Por ese negocio recibió cinco millones 200 mil lempiras.

En esa transacción aparece el nombre Angélica Benítez Mendoza, como representante del vendedor de tierras; para subsanar el conflicto de intereses, posteriormente se presentó otro escrito adjudicando el poder al abogado Otto Armando Boesch Molina.
Se vendieron las 130 manzanas de tierra a Rivera Rodríguez por un millón 340 mil lempiras y ésta, a su vez, las vendió al INA en más de cinco millones de lempiras. Hubo una sobrevaloración de tres millones 860 mil lempiras en la adquisición de la tierra por el ente.

El responsable de la política agraria gestionó en 2011 la compra de una parcela de 107 manzanas de extensión en el municipio de San Juan de Flores, Francisco Morazán, a Carlos Enrique Gaitán Ponce, al que se le pagaron nueve millones 143 mil 552 lempiras con seis centavos.

La asesoría legal del INA otorgó un título de propiedad para la compra de un terreno inexistente en el sector de El Guano, Limón. Departamento de Colón, titulado a favor de Elvia Socorro Figueroa Padilla, en un área extensa donde solo existen tierras nacionales y se valoró en más de tres millones de lempiras.

“El plano lo sacaron a saber de dónde y lo implantaron entre tierras nacionales, las que fueron valoradas en tres millones 644 mil 375 lempiras. El título fue extendido por el Asesor Legal del INA, abogado Marco Ramiro Lobo”, hoy representante de Unificación Democrática en el Tribunal Supremo Electoral, señaló una fuente que merece confianza.

También figura la compra de 213 manzanas de tierra de vocación agraria en Jutiapa, Danlí, El Paraíso, al ex subsecretario de Agricultura y hoy aspirante a cargo de elección popular del Movimiento Avance, del partido Libertad y Refundación (Libre), Nehemías Martínez Argueta, que recibió siete millones 455 mil lempiras, cuando el predio lo compró en unos 260 mil lempiras de un grupo campesino de la zona.

Aparece el caso de Jorge Antonio López que, de acuerdo a fuentes citadas por este periódico, es tío de un diputado nacionalista, del que se omite su nombre, en 2012 vendió mil manzanas de tierra en Esquías, Comayagua, aunque solo poseía 600 manzanas con documentación inexistente, transacción por la que recibió seis millones 500 mil lempiras.

Según el expediente número 100846, en poder del INA, la señora Belkys Marleny López Álvarez, vendió un lote de 130 manzanas de tierra ubicado en la comunidad de Las Marías, San Juan de Flores, Francisco Morazán, por el cual el ente agrario pagó 10 millones 476 mil 650 lempiras el año 2012.

Asimismo el expediente número 74436 registra la compra de 121 manzanas de tierra en El Níspero, departamento de Santa Bárbara, en donde se instala la represa del mismo nombre, a favor de Paulo Leiva Romero, por 3 millones treinta mil lempiras.

También los funcionarios nombrados por Ham en el INA no quería que trascendiera la compra de tierras de vocación forestal que se hizo en el año 2010 a nombre de Fuad Abraham David Matute, en la comunidad de Tulunguare, Yoro, departamento de Yoro, que recibió siete millones 33 mil 447 lempiras con 30 centavos en esa transacción.

Otra operación de costo sobredimensionado es el caso del expediente consignado al año 2011, a favor de Ana María Quijada, que vendió un lote de 137.9666 manzanas de tierra ubicado en El Cerrón, Santa Bárbara, por el que el INA pagó dos millones 828 mil 315 lempiras con 87 centavos

En el listado de tierras compradas delo año 2010 al 2012, aparecen dos predios a favor del Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa); el primero de 122.8787 manzanas en El Rosario, Juticalpa, Olancho por el que el INA pagó un millón 970 mil lempiras.

El otro es un lote de 272.53 manzanas ubicado en El Portillo de las Marías; El Tamarindo y La Montaña, en Nacaome, departamento de Valle por cinco millones 450 600 lempiras. En el caso de la deuda agraria, que es la tierra adquirida de personas naturales y jurídicas, a la fecha falta recuperar 630 millones de lempiras.

LA RED
Para lograr sus fines en sus cuatro años de gestión en el INA, Ham impuso en puestos vitales a sus amigos de la UD, investidos como funcionarios públicos en posiciones claves para oportunamente aprovechar esa relación para dar vía libre a
los negocios en la entidad que hoy está quebrada y en peligro de que cierre sus puertas.

Nectalí Medina, sustituto de Ham al frente del INA, Marco Ramiro Lobo, Asesor Legal, hoy representante de UD ante el Tribunal Supremo Electoral; Ezequías Doblado, jefe regional en San Pedro Sula; Aldo Cardona, Gerente General del Centro de Mecanización Agrícola Campesina (Cemac) y Luis Cantillano, primo de Ham y jefe de Valoración de Tierras, entre otros.

Lobo, como asesor legal, era el responsable de los procesos de titulación de tierras, permitió la injerencia de la esposa del director del INA en al menos un proceso de compra; Cantillano, manejaba la valoración de tierras en todo el país.

Nectalí Medina asesoraba al director del INA y al asumir la dirección de la entidad protegió los actos de Ham y figura, junto a la esposa del funcionario, al frente de la organización no gubernamental, Centro de Investigaciones y Desarrollo (Cindes), creada por Ham previo al gobierno de Lobo y que al salir de la gestión recibió cerca de 12 millones de lempiras del gobierno de Lobo Sosa, según figura en la cuenta 11-243-0000-75-8 del Banco de Occidente

Cardona, como gerente del Cemac, no aportó documentos de respaldo, como facturas, recibos que acrediten el alquiler de 98 de los 100 tractores donados por la República Bolivariana de Venezuela, a grupos campesinos o campesinos independientes.
En los formatos del Cemac únicamente figuran nombres, medidas y valores, pero no documentación que acrediten la actividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *