Divide y vencerás

Por: Oscar Miguel Marroquín

El señor Ebal Díaz intenta hacer creer que invento la orilla azul de la bacinica; desesperado y como buen mandadero de su patrón Juan Orlando Hernández, ahora aparece con el cuento de la encuesta que da un segundo lugar al Partido Liberal.

Preocupados porque los principales partidos de oposición cuestionan abiertamente la poca transparencia del proceso electoral, recurren entonces a la vieja estrategia de DIVIDE Y VENCERAS, este burdo intento deja al descubierto que el Partido Nacional y Juan Orlando Hernández no conocen límites y, que en harás por continuar en el poder no escatimaran obscuros esfuerzos para lograrlo.

El mandadero llamado Ebal Díaz como siempre hace muy mal su trabajo, en un abrir y cerrar de ojos anuncia al pueblo hondureño que, el “trabajo político realizado por el Partido Liberal en los últimos días los ha colocado por encima de la Alianza contra la dictadura en la preferencia de los votantes” sin siquiera presentar los datos de la supuesta encuesta.

La estrategia de DIVIDE Y VENCERAS ya es demasiado tarde, pues Luis Zelaya en todo caso seguiría siendo un “segundón”, al servicio de los intereses del inconstitucional candidato nacionalista.

Quizá el mandadero del presidente, no se ha percatado que el bipartidismo desapareció desde aquel criminal golpe de Estado contra Manuel Zelaya, y que poco a poco han ido naciendo nuevas fuerzas políticas, con propuestas que buscan incluir a muchos sectores sociales que por décadas han sido brutalmente marginados por el bipartidismo.

Este supuesto repunte del Partido Liberal, es más bien una de las tantas pesadillas que sufre Juan Orlando Hernández, pues reconoce que fuera de la presidencia estaría a un paso de acompañar a Mario Zelaya o en el peor de los casos ser el nuevo vecino de Fabio Lobo, por la complicidad con los Cachiros, tal como estos lo dieron a conocer ante una corte de los Estados Unidos.

El inmediato despliegue de la noticia por los medios chatarras que controla Juan Orlando, deja claro que existe ahora más que nunca una desesperación, por demás decirlo, muy peligrosa, que en la locura por quedarse en el poder podrían recurrir a insospechadas acciones criminales que lleven de nuevo al país a una crisis seguramente mayor que la de aquella fatídica acción del 28 de junio del 2009.

Por otra parte, el Partido Nacional y su inconstitucional candidato saben perfectamente que el único respaldo con el que cuentan es el de la oligarquía, esos votos naturalmente no son suficientes para consolidar la continuidad.

El desgobierno de Porfirio Lobo y Juan Orlando ha causado una fuerte frustración en casi todos los principales sectores sociales; campesinos, empleados públicos y privados, estudiantes, maestros, obreros, en fin, la frustración se ha extendido a lo largo y ancho de todo el país.

La corrupción, criminalidad, narcotráfico e impunidad son seguramente los factores que más han influido para que la población catracha se sienta completamente frustrada, con respecto del Partido Nacional; en pocas palabras este partido prácticamente no tiene nada que ofrecer a una sociedad que exige de inmediato, cambios reales en la conducción política y económica del país.

En conclusión, la estrategia de DIVIDE Y VENCERAS es en estos momentos, un chiste de muy mal gusto.

2 comentarios sobre “Divide y vencerás

  • Agustin Javier Amaya Martinez
    el noviembre 9, 2017 a las 8:54 am
    Permalink

    YO ESTOY DEFINIDO COMO MILES EN HONDURAS…MI VOTO ES PARA LA ALIANZA…NO HAY VUELTA ATRAS…NO HAY ENCUESTA,ENTREVISTA,DISCURSO,PUBLICACION, QUE HAGA CAMBIAR MI DECISION…ESA ES MI LABOR.

    Respuesta
    • el noviembre 11, 2017 a las 9:26 pm
      Permalink

      El pueblo en su mayoría ya decidió, digan lo que digan, nadie les cree sus hechos hablan mas, el alza a la energía electrica, la minería a cielo habierto, el asesinato de ambientalistas sin castigar a los cabecillas, la carestía de la canasta basíca, la falta de empleo y si lo hay, no pagan ni el salario minímo, la ley de secretos y no transparencias en el manejo de ciertos presupuestos, el alza a los combustibles, la baja del presupuesto a salud y educación, la falta de suficientes medicamentos en los hospitales donde por una pinta de angre se mueren los pacientes y por otro lado el colegio médico ha dicho que ya esta decidida la privatización de la salud. etc.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *