La estrategia del “falso-positivo”

Por: Eduardo Bahr 

Landrú de Barbanera

En la época de Uribe se implementó en Colombia una estrategia de concientización mediática mediante la cual se hacía creer a la población que la guerra en contra de la insurgencia estaba siendo ganada diariamente.

De manera constante aparecían noticias y fotografías de supuestos guerrilleros abatidos por la fuerza armada en todo el país con lo que la percepción general llegó a suponer de modo consistente que los “malos” eran los alzados en armas. Los malos, por supuesto, no tenían acceso a la maquinaria mediática y las medidas de su propaganda eran casi nulas.

A tal estrategia se le denominó “falsos positivos” y el nombre partió de la comprobación posterior acerca de que los muertos habían sido puestos, como una mascarada trágica y espantosa, por el gobierno, tomando como carne de cañón, en este caso de comunicación, a mendigos y prisioneros comunes sacados de los callejones y las cárceles para ser disfrazados con el uniforme rebelde, asesinados, fotografiados y después “publicados”.

En Honduras y apenas a pocos días de la culminación del proceso electoral, aparentemente se está implementado  tal estrategia que  -guardando las distancias con la conceptualización guerrerista colombiana-, conlleva los mismos fines: aterrorizar a la población  para hacerle creer que la oposición política, especialmente la Alianza Opositora contra la Dictadura, planea crueles matanzas en contra de los pobres e indefensos partidarios del gobierno nacionalista utilizando para ello subterráneos acuerdos con el crimen organizado (los “mareros”).

Ya apareció la primera víctima y ya figuras de alta investidura política están insinuando de manera programática que son víctimas y héroes a la vez. El propio presidente Hernández (quien fue visitado por Uribe en época reciente)  y su vicepresidente, de apellido Álvarez, han magnificado la muerte de su partidista para señalar con índice acusador a los asesinos: Nasralla, Mel  y sus acólitos.

Son víctimas porque la maquinaria oficial: fuerzas armadas, apóstoles, fiscalías, burocracia y los poderes  legislativo, judicial y ejecutivo, están en total indefensión ante tan inminente amenaza terrorista; y son héroes porque están dispuestos a salvar a la patria de los peligrosos izquierdistas fanatizados que pueden llegar a cualquier nivel con tal de alcanzar sus objetivos.

Nota relacionada “EE.UU. puede usar falsos positivos para intervenir Latinoamérica”

Para abundar en su sacrificio patriótico van a poner a la vanguardia de su defensa al soldado de la patria Oswaldo  Ramos Soto y una que otra ‘joya’ que tienen  en su poder. (Los escuadrones de la muerte van a ser guardados para el siguiente periodo de gobierno, que esperan alcanzar con el voto masivo de la población).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *