Concursos docentes anticonstitucionales, arbitrarios e indignantes

 

Por: Fidel Ernesto García 

 Una vez más la historia nos da la razón a quienes nos oponemos al avance de las medidas neoliberales que arrebatan los derechos de los trabajadores y conducen a la privatización de los bienes públicos .Cuando se conoció la intención de la tiranía post golpe de allanar el camino de la privatización de la educación con la aprobación de una andanada de leyes en contra de los docentes, en especial la Ley Fundamental de Educación.

 Nuestra organización alertó  al  magisterio nacional y al pueblo hondureño sobre el peligro que conlleva esta ley que hoy se ensaña contra el sector educativo y específicamente contra los docentes.-Con la Ley de Participación Comunitaria en La Calidad Educativa comenzaba a gestarse el fuerte golpe a la educación y era la antesala  para la posterior aprobación de más leyes en contra del magisterial, con la falacia de darle  participación a las comunidades llegando luego a la diabólica Nueva Ley de INPREMA, completando el acto de violaciones laborales y saqueo al magisterio hondureño con la reciente Ley de Inclusión y Consolidación Financiera.

 El impacto de la Ley Fundamental de Educación es tan fuerte en el sector magisterial que casi viene a eliminar la carrera docente, misma que se encuentra bien definida en la Constitución de la Republica la que ordena la creación del Estatuto del Docente Hondureño como un instrumento legal para la dignificación de la profesión docente.

 A pocos años de haberse aprobado esta Ley Fundamental de Educación comenzamos a ver los resultados negativos de su aplicación ya que no solo elimina la estabilidad laboral de la totalidad de los docentes del país sino que somete a un trato cruel y degradante a aquellos hondureños que aspiran a una plaza en el sector educativo público.

 La arbitrariedades con las que la Secretaría de Educación está tratando el proceso de concurso docente este año, no tiene precedentes, exigiendo requisitos que no existen en ninguna ley, carentes de criterios de uniformidad en todo el país, provocando el caos y la confusión incluso dentro de los funcionarios dentro de la Secretaría de Educación.

 Los atropellos a los docentes aspirantes no solo de remiten al plano legal, al desconocer las instancias que las leyes han instituido para estos procesos de concurso de plazas docentes, se trasladan también al plano técnico al diseñar una inscripción electrónica plagada de errores e inconsistencias, eliminando opciones de carreras y negando el derecho a miles de docentes a participar en el concurso para una o varias plazas según considere su competencia y perfil profesional; y es que al analizar esta plataforma electrónica de inscripción se puede concluir que ya están dando, por eliminadas muchas áreas docentes y muchas carreras en los institutos de educación media, con lo que se amenaza con la muerte institucional de la UPNFM, institución que cometió suicidio al haber sido participe del diseño de algunas de estas leyes que atentan contra la calidad educativa, contra la estabilidad laboral docente y contra la gratuidad de la educación del país lo que conlleva a que la carrera docente haya dejado de percibirse como digna y atractiva alejando a los aspirantes a educadores del país de las aulas de dicha institución universitaria, poniendo no solo en riesgo el presente y el futuro de la sociedad además se condena a la desaparición de una de las labores más humanas y más humanizantes como es la docencia, también se condena a la desaparición de los centros de enseñanza cuyo fin venía  siendo la formación de docentes en el nivel básico, entregando en bandeja al sector privado la formación de aquellos pocos que valientemente quieran formarse como docentes.

El irrespeto a la Constitución de la Republica con la aplicación de esta forma de Concursos Docentes no es algo extraño viniendo de un régimen dictatorial que ha punta de bayonetas, compra de conciencias, de amenazas y estratagemas ilegales ha arrebatado la institucionalidad del país, pretendiendo continuar en el poder, con una ilegal, ilegítima e impopular reelección.

Ante esta situación de irrespeto y atropello a los docentes la respuesta debe ser de dignidad de la masa magisterial, repudiando la actitud con la que este régimen nos ha tratado. No se puede concebir que hayan docentes que vayan a prestarse a estar en las mesas electorales defendiendo los intereses del candidato de la dictadura o prestándose para cualquier servicio que conlleve apoyar la candidatura ilegitima del oficialismo, eso sería como que el esclavo besara el látigo que lo somete a vivir como un ser inferior.

La forma de demostrar nuestro repudio a la manera como a tratado la dictadura al magisterio es apoyar decididamente la candidatura de la Alianza de Partidos Políticos Contra la Dictadura, movimiento político popular que representa la esperanza de liberarnos de esta cruel y corrupta pesadilla que vive el pueblo hondureño.

COPEMH 22 DE OCTUBRE DE 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *