Consulta previa: derecho fundamental de los pueblos indígenas y tribales

Por: Redacción CRITERIO*

redaccion@criterio.hn 

Oxfam impulsa junto con otras organizaciones una plataforma en América Latina en el ámbito de las industrias extractivas y la consulta previa, libre e informada de los pueblos indígenas y tribales.

         Los pobladores acuden a manifestar su apoyo o rechazo a los proyectos

La consulta previa constituye un proceso de diálogo que implica la buena fe de ambas partes y se orienta a alcanzar un acuerdo mutuo en el que se garantice el derecho de los pueblos indígenas.

Oxfam apoya el ejercicio del derecho a la consulta previa, libre e informada de los pueblos indígenas y tribales, así como otros tipos de consulta ciudadana, en el ámbito de las industrias extractivas que vienen desarrollándose en América Latina en particular los países en consulta son: Bolivia, Perú, Brasil, Ecuador, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, El Salvador, Panamá y México.

En este sentido se ha creado una plataforma a nivel regional, una iniciativa única en información sobre las industrias extractivas y la consulta. Es una iniciativa desarrollada por Oxfam junto con aliados de los países de la región.

¿Qué es la consulta previa?

La consulta previa constituye un proceso de diálogo que implica la buena fe de ambas partes y se orienta a alcanzar un acuerdo mutuo en el que se garantice el derecho de los pueblos indígenas. 

Es el derecho fundamental que tienen los pueblos indígenas y los demás grupos étnicos cuando se toman medidas (legislativas y administrativas) o cuando se vayan a realizar proyectos, obras o actividades dentro de sus territorios, buscando de esta manera proteger su integridad cultural, social y económica y garantizar el derecho a la participación.

Se fundamenta  en el derecho que tienen los pueblos de decidir sus propias prioridades en lo que atañe al proceso de desarrollo, en la medida en que éste afecte a sus vidas, creencias, instituciones y bienestar espiritual y a las tierras que ocupan o utilizan de alguna manera, y de controlar, en la medida de lo posible, su propio desarrollo económico, social y cultural.  

La Corte Constitucional dejó claro en esta jurisprudencia, que la consulta previa se constituye en un derecho fundamental cuando manifestó que “la explotación de los recursos naturales en los territorios indígenas debe hacerse compatible con la protección que el Estado debe dispensar a la integridad social, cultural y económica de las comunidades indígenas, integridad que configura un derecho fundamental para la comunidad por estar ligada a su subsistencia como grupo humano y como cultura.

Para asegurar dicha subsistencia se ha previsto, cuando se trate de realizar la explotación de recursos naturales en territorios indígenas, la participación de la comunidad en las decisiones que se adopten para autorizar dicha explotación”.

Nota relacionada Alianza por DD HH condenan pretensión gubernamental de aprobar ley de consulta previa

Y continúa la Corte Constitucional: “De este modo, el derecho fundamental de la comunidad a preservar la integridad se garantiza y efectiviza a través del ejercicio de otro derecho que también tiene el carácter de fundamental, como es el derecho de participación de la comunidad en la adopción de las referidas decisiones.

La participación de las comunidades indígenas en las decisiones que pueden afectarlas en relación con la explotación de los recursos naturales ofrece como particularidad el hecho de que la referida participación, a través del mecanismo de la consulta, adquiere la connotación de derecho fundamental, pues se erige en un instrumento que es básico para preservar la integridad étnica, social, económica y cultural de las comunidades de indígenas y para asegurar, por ende, su subsistencia como grupo social”. 

Mapa de proyectos extractivistas en América Latina

 

Sobre esta base es necesario considerar que: 

La consulta previa es un derecho de carácter colectivo que debe responder al principio de buena fe y debe ser realizada antes de la toma de la decisión.

Se realiza a través de un proceso de carácter público, especial y obligatorio en el cual se garantiza el debido proceso (principio de oportunidad, comunicación intercultural y bilingüismo).

Se hace de manera previa a la adopción de medidas administrativas, legislativas o a la decisión sobre proyectos que puedan afectarles.

Durante todo el proceso se garantiza el acceso a la información, la cual debe ser dada de manera clara, veraz y, sobre todo, oportuna.

Objetivos de la plataforma de consulta previa

Generar información que contribuya a los procesos de incidencia y vigilancia sobre la consulta previa, libre e informada, así como las consultas ciudadanas en el marco de las industrias extractivas en América Latina.

Promover la reflexión, información, intercambio y aprendizaje entre las organizaciones y redes de sociedad civil, tomadores de decisión, medios y gobiernos.

Líneas temáticas 

Las actividades extractivas constituyen un campo de gran dinamismo en América Latina. Por ejemplo, en la región se encuentra el país con las mayores reservas petroleras probadas del mundo. Del mismo modo, la región representa el 30% de la inversión minera mundial. Estas actividades se desarrollan en gran medida en áreas con una gran diversidad biológica y cultural, incluyendo las tierras y territorios indígenas y tribales.

Por este motivo la plataforma prioriza dos líneas temáticas:

Minería: Considera información sobre la minería de gran escala, mediana y pequeña escala.

Energía e hidrocarburos: Considera información sobre petróleo y gas. También toma en cuenta el desarrollo de otros proyectos como las hidroeléctricas, que se lleven a cabo en las tierras indígenas y tribales. La plataforma toma como referencias para la definición del contenido del derecho a la consulta previa, al Convenio 169 de la OIT (1989), a la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (2007) y a la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

¿A quiénes está dirigida la plataforma?

Decisoras y decisores políticos.

Periodistas y medios de comunicación.

Líderes y lideresas indígenas y campesinos.

Organizaciones de la sociedad civil de América Latina

*Tomado de OXFAM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *