JOH demuele la cárcel, selfie para la historia

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

Toda foto es una selfie. Cada quien escoge donde y con quien lo fotografían. Salvador  Nasralla,  se hizo fotografiar ayer con una multitud de los artistas y escritores de Honduras que lo acompañamos. Juan Orlando, frente al infame reclusorio de San Pedro Sula, con -atrás- un contingente de policías y con una almágama, golpeando el muro. Reclama –así- como merito personal el cierre definitivo del penal. Y todos los periódicos lo sacan, que para eso les pagan.

Quizás sea el mayor logro de la civilización Occidental, judeocristiana. Cerrar cárceles. En varios países avanzados emblemáticos de ese mundo, están cerrando los templos igual que los penales, que se transforman en centros culturales. Porque ha bajado tanto el delito y asimismo (no digo la fe) la inclinación  a los cultos religiosos multitudinarios, que nadie los requiere. No hacen falta esos espacios y no se justifica el gasto para operarlos y mantenerlos. Son hechos. No se enojen conmigo por valorarlos.

Quizás no habría que derribar el muro, porque es parte de la historia que hay que conservar, pero -por supuesto- que tiene merito cerrar un sitio en el cual se han perdido cientos de vidas humanas, por incendio, por crimen carcelario, por negligencia de sus custodios oficiales. Lastima que Juan solo cierra este penal porque -en su lugar- ha construido media docena de temibles cárceles alrededor del país, y  va a pasar a la historia como el mayor constructor de cárceles, en las que amenaza recluir a sus opositores con penas ignominiosas ¡por protestar! No es cuestión de estar en desacuerdo con su política ni desconocer la coyuntura en que le tocó gobernar. Si no de considerar la ironía magistral.

¡Que se lo proyecte como él que cerró el penal! Toda sociedad ocupa un sitio en donde detener a un infractor peligroso, que represente inminente amenaza a inocentes. Tiene que haber un calabozo para detención temporal. Para indagar los cargos que se le pueden imputar a cualquiera. Y puede ocupar la sociedad campos de rehabilitación para descarriados.  Pero la idea de fosas y tolvas (para guardar a seres humanos encadenados con el fin de que purguen delitos) es una confesión de fracaso de la sociedad. Reencarna el obsoleto invento del Infierno, como lugar de castigo. Y la idea de encerrar  a hacer nada a un hombre sometido y útil (con conocimientos productivos y capacidad de servicio) es un desperdicio cuando no una abominación lógica.

De otro lado, no cabe duda de que ha cometido delitos que merecen castigo drástico. Difícil agotar la lista. JOH aceptó según confesión propia fondos del Seguro Social para su campaña presidencial. No ha dicho si otras donaciones políticas indebidas de manos de intermediarios. Saboteó a la ley que estaba encargado de salvaguardar cuando, sin causa ni proceso, destituyó y sustituyó magistrados de la Corte. Y cuando, para someterlos, cambió a los altos funcionarios del sistema de justicia, antes de tiempo. E hizo elegir  comprando votos a la actual Corte, que permitió la violación a la Constitución. Por supuesto comete traición cuando se postula para reelegirse. Y se burla de la miseria indigna y de la ignorancia del paisano con su propaganda de los chalecos azules que viajan frenéticamente alrededor del país repartiendo letrinas, laminas y guineos en bolsas solidarias, compradas con fondos públicos, que tienen que agradecerle a Juan O. con el voto. Da un poco de rabia que no sean esas las responsabilidades que se le van a deducir. Allá lo van a acusar solo de haberle agarrado pisto al narco. A mi me humillaría que lo procesaran a JOH -los gringos- en Nueva York, ¿a cuenta de que?  

No le deseo la cárcel a nadie y no creo en la pena de muerte. No se si Juan O va a ser el segundo presidente o el tercero en ser procesado criminalmente e ir a la cárcel. (¿A que triste estado ha llegado la pobre de Centroamérica con una decena de presidentes condenados?) Sin contar a Micheletti, que solo fue un usurpador.

Varios  presidentes hondureños que andan vivos y culebreando por las calles merecen la misma o peor suerte que JOH. Robaron o dejaron robar. Suazo Córdoba cometió traición entregando territorio a extranjeros, Carlos Flores ordenó o toleró al ejército disparar sobre los indígenas que pacíficamente se manifestaban fuera del Palacio. Como si fuera suyo el Palacio y no del pueblo.

No se que va a pasar. ¿Cómo piensa salir de esta, el muy ladino, que antes ha escapado de tantas acusaciones, que fue diputado estando inhabilitado, participó como jefe de bancada, en un golpe de estado? De lo que no me cabe duda es que JOH esta en riesgo. Que lo sabe. En una situación muy difícil y que va a estar en otra peor cuando entregue la banda. Y se que ese prospecto lo obliga a luchar con toda su inteligencia y toda su voluntad para sobrevivir a como de lugar y como dice él mismo, haciendo lo que tenga que hacer para doblarles la manita a dios y al pueblo. Pero ya solo le quedan los soldados, los pistores y la mancha brava. Por eso, anda muy rezandero. No hay solución pero se puede buscar una salida. Negociar para detenerlo. Que no pague cárcel aquí ni allá. Ofrecerle un perdón a cambio de tres cosas. O cuatro.

Así como hacen en EUA. A cambio de una confesión completa, una pública sincera protesta de arrepentimiento, la promesa de no reincidir, con la concomitante devolución de los bienes mal habidos desde el 2010. Un servicio comunitario -por un término que determine el Sr. juez- puede ser en la docencia no remunerada, como profesor en una clase optativa de derecho constitucional y otra de electoral en el CROC.  Y la inhabilitación perpetua para participar en ninguna clase de política vernácula.

No tiene sentido encerrarlo. Si no acepta, siempre queda como recurso para protegerlo de sus enemigos, la pesca vitalicia en bella Isla del Cisne, con la compañera que escoja, y quiera ir a rezar con el allá. Así puede transformarse en un mártir cachureco. Y alguien podrá dentro de medio siglo invocarlo, izando un retrato suyo de héroe demoledor, derribando el penal de SPS. Los que hay que demoler, Señor, son los muros de la miseria y de la ignorancia, de la sin verguenzada y la ambición desmedida. Hay que pulverizar los cercos y círculos infernales de la corrupción, del canje por impuestos de la publicidad para favorecer al candidato ilegal, de la instrumentación del poder asaltado para reproducir el poder.

24 comentarios sobre “JOH demuele la cárcel, selfie para la historia

  • Victor Hugo Rivas
    el octubre 16, 2017 a las 6:38 pm
    Permalink

    Ojalá tuviera que demolerlos todos. Pero con sus políticas tendrá construir más para meter a los pobres, y aquellos que le adversan políticamente.

    Respuesta
  • Nina Perdomo
    el octubre 16, 2017 a las 6:09 pm
    Permalink

    No lo critiquen, lo que pasa que ya siente que le va ser útil empezar a practicar el escape cuando sea ocupante permanente de una de estas.

    Respuesta
  • Leonardo Flores Osorio
    el octubre 16, 2017 a las 5:42 pm
    Permalink

    Seguramente NO tiene nada que hacer por este país desde casa presidencial que se dá el lujo de venir a SPS a tirarselas de “ALBAÑIL” no creo que haya PAYASO más gracioso que este “presidente”

    Respuesta
  • Maria Diaz
    el octubre 16, 2017 a las 5:33 pm
    Permalink

    Interesante articulo. Por lo que no se menciona, el estado falla cuando se hacen mas prisiones que escuelas, cuando el crimen tiene más poder que la sociedad civil . Cuando quieren copiar la corrupción de los políticos y hacerse millonarios rapidísimo como en las narco novelas donde el dinero sexo hígh class se compra . Quién sabe quién está detrás de las construcciones de las carceles, ese es negocio redondo de por vida, ¿hay que investigar quién se ocupa de los contratos logísticos de seguridad etc. Por más está decir que la educación y rehabilitación de los presos es imperativo deberían poner escuelas y y universidad adentro, los humanos erran y más con tanta tentación de afuera. Si hasta la cúpulas de los partidos hacen mafias para entablar su poderío económico , político y social, que vamos a hacer con nuestros presos? Rehabilitarlos o que salgan peor de lo que entraron? Que vamos hacer con los mareros , que lo que han hecho es sobrevivir donde no hay ni trabajo ni escuela y donde el sistema te recluta para hacer y obtener poder de los de abAjo

    Respuesta
  • el octubre 16, 2017 a las 4:54 pm
    Permalink

    Una UTOPIA pensar q juan o pida perdón y se arrepuenta por tantos hechos delesnables, caprichosos y malcriados en contra de nosotros, hondureñitos que merecemos otra suerte… El fenómeno a estudiar es cómo hemos dejado la inmensa mayoría, nuestro destino en manos de este parto de la tal doña Elvira Alvarado??? Desde cuándo en realidad, estará haciéndonos daño esta raza graciana… desgraciado que se lo hubiera tragado la montaña Celaque, como aquella bióloga a la que, dolorosamente, se le perdió el rastro… qué impotencia tener que vivir con ese lastre llamado jh

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *