HIDROCEP continúa sin pagar por los daños ambientales en Pajuiles, Tela: MADJ

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

 

Tegucigalpa.- El pasado 9 de octubre se realizó la tercera inspección por parte de las diferentes autoridades en la comunidad de Pajuiles, con la finalidad de constatar una vez más los delitos ambientales cometidos por HIDROCEP sobre el río Mezapa, las comunidades y las personas que habitan en la zona donde se pretende construir el proyecto hidroeléctrico Los Planes.

Una delegación compuesta por el alcalde de Tela, Mario Fuentes, representantes de la Unidad Municipal del Ambiente de Tela, Elvis Rodas, vice ministro de MI AMBIENTE, representantes de la Secretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Seguridad, algunos regidores, representantes de la Iglesia Católica, Cáritas de Honduras, algunos empleados jornaleros de la empresa, y personas de las comunidades afectadas organizadas en el Movimiento Amplio fueron parte de la inspección, en la cual al igual que en las anteriores, los representantes del gobierno, sostuvieron una línea discursiva en favor del proyecto hidroeléctrico.

En su intervención ante las y los pobladores, el alcalde de Tela, tratando de minimizar los delitos ambientales cometidos por la empresa, calificó de errores los enormes daños a la fuente de agua y al medio ambiente ocasionados por el proyecto hidroeléctrico en la montaña y solicitó a las comunidades dejar ingresar la maquinaria para que la empresa continúe con sus trabajos, el mismo discurso utilizó el vice ministro de MI AMBIENTE y los representantes de la UMA, quienes en ningún momento se atrevieron a insinuar que la empresa podría ser sancionada, multada o solicitar la suspensión o cancelación de sus permisos o licencia ambiental.

Como parte de la sospechosa actuación de esta inspección, también hacemos de público conocimiento que los empleados de la empresa ya tenían en su poder la lista de las personas e instituciones que participarían en la inspección y a quienes dejarían ingresar o no a los planteles, además denunciamos que los técnicos que supuestamente tomaron las muestras de agua del río Mezapa, lo hicieron sin el acompañamiento de las y los habitantes de la comunidad.

EL DIÁLOGO

Como parte del proceso para buscar una solución al conflicto, la alcaldía decidió convocar a un dialogo el pasado 23 de agosto de 2017, en el cual participaron diversos sectores y en el que se firmaron varios acuerdos, de los cuales todos han sido violentados por parte de HIDROCEP

Entre los acuerdos se había establecido la remisión de una carta al poder judicial, donde se solicitaría la extinción penal contra los 17 defensores y defensoras criminalizados por defender el agua en Pajuiles, a más de 50 días no ha ocurrido y contrario a eso, la fiscalía de Tela ha recurrido a interponer una apelación ante la resolución de sobreseimiento definitivo emitida por los juzgados de la misma localidad a favor de cuatro de los 17 criminalizados y criminalizadas, detenidos durante los ilegales desalojos ejecutados en tres ocasiones por la policía en menos de 10 días en el mes de agostoOtro de los acuerdos era, la suspensión de los trabajos por parte de la empresa en la parte alta de la montaña, un día después del dialogo, la empresa ingresó material de construcción a su plantel y continúo con los trabajos, procurando intimidar a la población transitando vehículos a altas velocidades en la zona donde permanece instalado el campamento digno por el agua y por la vida.

En el diálogo, el 23 de agosto, se contó representación de todas las partes involucradas en el conflicto generado por la empresa y las instituciones públicas, pero HIDROCEP no firmó los acuerdos. Para la segunda jornada convocada para el 28 de septiembre los representantes de la empresa no estuvieron presentes al igual que para la tercera inspección, demostrando de esa manera quienes son los que no quieren la solución a la problemática.

LA SOBERANÍA DESDE LA COMUNIDAD 

A pesar de todo el panorama de continuo conflicto, Pajuiles resiste. Desde las comunidades afectadas, las acciones por defender el agua y la vida han continuado con la instalación de los dos campamentos dignos que en ningún momento han limitado la circulación en la zona, esto a pesar de los robos, agresiones, amenazas y criminalización de los compañeros y compañeras.

El esfuerzo de nuestra gente por la defensa de los bienes comunes no da tregua y es claro que no estamos en contra del proyecto hidroeléctrico, sino a favor del agua y la vida para nuestras hermanas y hermanos y nuestras futuras generaciones.

Porque los bienes para uso común deben prevalecer antes los intereses de uso particular, Pajuiles arribó a los 200 días de en defensa del agua a través de los Campamentos Dignos, los cuales continúan dando lecciones de soberanía y determinación de las comunidades en todo lo largo y ancho del territorio hondureño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *