¿La sociedad hondureña padece de anomia?

Por: Julio Rendón

El sociólogo francés Émile Durkheim acuñó el término anomia para señalar una suerte de “enfermedad” de la sociedad cuyo síntoma principal es el relajamiento del respeto a las normas morales y jurídicas.

Anomia significa la ausencia de leyes en una sociedad o la falta de respeto a las existentes. Esto produce un estado de descomposición social muy peligroso, porque se esfuman incluso los parámetros más elementales del comportamiento social y las personas terminan por no distinguir lo lícito de lo ilícito, lo permitido de lo prohibido, lo bueno de lo malo. Esto puede ocurrir por varias razones.

Una de ellas es la CORRUPCIÓN de los mandos políticos, que causa el deterioro de los valores ético-sociales en que se sustenta la vida de la sociedad.

Y como éste es un mal contagioso, los ciudadanos encuentran cada vez menos razones para conducirse éticamente si sus gobernantes y las personas de visibilidad pública no lo hacen. Poco a poco la corrupción se convierte en un problema de idiosincrasia, es decir, de manera de ser de una colectividad.

Otra razón, es la FALTA DE LEGITIMIDAD de leyes dictadas para favorecer intereses creados y la obsecuencia del gobierno para servirlos. En consecuencia, las leyes no son acatadas, los derechos naufragan, el gobierno languidece y el orden social se extingue progresivamente.

Otra razón determinante es el DESPRESTIGIO de las instituciones políticas y su falta de credibilidad y respetabilidad.

En fin, hay varias razones para la anomia en que puede caer una sociedad. La disciplina social se relaja. Cada quien hace lo que quiere. El ciudadano no se siente obligado a respetar ni el semáforo de la esquina ni los preceptos de la Constitución de la República.

Es la confusión total, la anarquía y la desintegración de la vida social por la ausencia o falta de respetabilidad de los sistemas normativos del Estado.

 

9 comentarios sobre “¿La sociedad hondureña padece de anomia?

  • Fernan Gonzalez
    el septiembre 22, 2017 a las 3:52 pm
    Permalink

    Mas que la sociedad podemos decir que este padecimiento lo sufre la clase gobernante..que hace lo qie quiere a su antojo ..sin ningun respeto a la ley..el pueblo-pueblo si cumple..no le qieda de otra..

    Respuesta
  • Juan Leonardo Alvarenga Madrid
    el septiembre 22, 2017 a las 6:08 am
    Permalink

    AQUÍ LO QUE HACE FALTA ES TOMA DE CONCIENCIA CIUDADANA. HAY GENTE QUE NO TIENE DIGNIDAD Y TODO LO TOMA NORMAL, AUNQUE LO ESTÉN TRATANDO COMO ESCLAVO MODERNO.

    Respuesta
  • Mario Moncada
    el septiembre 22, 2017 a las 2:38 am
    Permalink

    Cobardía? Cuantas vidas le costó a Nicaragua una guerra civil? y cuántas vidas le costó a Él Salvador su guerra civil? Y Mejoraron? Yo les apuesto que si el pueblo comienza a levantarse con indignación y toma las armas por todo lo que está pasando, todos estos incitadores son los primeros en salir de país y serán los que jamás irán al campo de Batalla, miren la marcha de los indignados en que quedó! Ahora esos son dirigentes son diputados, las marchas y protestas de libre todos las que la dirigían, ahora también son diputados y ahora quienes son los hombres más fuertes de Nicaragua y El Salvador, aquellos que dirigian las guerras civiles, así que dejen de intimidar a la población con esos vocablos que ni uds les entienden, el Pueblo Hondureño no es cobarde. Es un pueblo noble y trabajador que no le gusta la violencia.hay que erradicar todos esos males de la sociedad como la corrupción, la violencia, el odio, la intriga etcétera, por qué para eso hay que dar el ejemplo

    Respuesta
    • Nina Perdomo
      el septiembre 22, 2017 a las 10:27 am
      Permalink

      la enfermedad existe y no es un vocablo del otro mundo, pero los que la padecen recurren a la negación como mecanismo de defensa. y da miles de explicaciones para no salirse de su zona de confort. o porque obedecen a sus propios intereses,.

      Respuesta
    • Nina Perdomo
      el septiembre 22, 2017 a las 10:30 am
      Permalink

      No con esto le digo que estoy de acuerdo con una revuelta armada, pero el silencio y el acomodamiento son condiciones que usan los ladrones de turno para vaciar las arcas del estado con el costo social y económico que sabemos y vivimos. No les allanemos el camino por lo momentos ya nos impusieron la ley mordaza a los medios y al resto de la población y esto solo empieza.

      Respuesta
    • Mario Moncada
      el septiembre 22, 2017 a las 10:55 am
      Permalink

      Los ladrones siempre han existido y muchas veces nosotros hemos sido cómplices, por qué los hemos elegido en las urnas, quién será el que me diga que administración está libre de corrupción? El CNA público recientemente un documento que se llama “100 años de corrupción” y a la vez ningún institución ha hecho algo para derrotar esté Cáncer que tanto hace daño a nuestro país

      Respuesta
  • Humberto Salgado
    el septiembre 21, 2017 a las 6:11 pm
    Permalink

    Así nos tiene este sistema donde el robar 7 mil millones es de 6 años de cárcel y protestar por ello son 20 años de cárcel

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *