Hidroeléctricas: una nueva provocación al pueblo

Por: Arturo Rendón Pineda

“En los suburbios del mundo los jefes de estado venden los saldos y retazos de sus países  a precio de liquidación por fin de temporada, como en los suburbios de las ciudades los delincuentes venden, a precio vil, el botín de sus asaltos”.(“EL MUNDO AL REVES.”  Eduardo Galeano).

Estudios  han llegado a concluir que las hidroeléctricas son las infraestructuras más costosas para generar energía. Es frecuente que mientras se construyen, se necesiten obras extras no planeadas o soluciones repentinas para problemas no previstos en el diseño original. De lo que se trata es de dominar a la naturaleza a la brava,  para que empresas particulares e intereses políticos  se lucren con sus pingues beneficios aun y cuando destruyan el ambiente ecológico, a sabiendas de que estas construcciones pueden ocasionar grandes desequilibrios en el territorio donde se proyecten: LO QUE CUENTAS SON LAS GANANCIAS

Desde el día de su legislación,  la aprobación de los contratos –a mata caballo–por parte del Congreso Nacional, nada menos que con  47 Compañías que están ofreciendo  prestarnos servicio de energía (a precios ventajosos) …. a costos leoninos para el pueblo, como ha ocurrido con las plantas ya instaladas en el país. Para tomar tales determinaciones la concertación con las comunidades afectadas fue NULA desde que  Impera la lógica autoritaria con que han venido actuando desde los últimos ocho años, los dueños de Honduras para conseguir sus negocios.  Primero se toma la decisión.  Casi siempre inician los trabajos de construcción antes de ser aprobados los contratos. Después se procede a su aprobación en forma acelerada.

Todo  procedimiento es mejor llevarlo a la brava, atropellando procesos, ocultando datos e inventando otros, desoyendo la opinión de expertos calificados, así como el criterio de la mayoría de los ambientalistas nacionales y de los Profesionales del Derecho que opinan que adjudicar estos proyectos en la forma que se está haciendo, es una grave provocación al pueblo que atenta contra nuestra soberanía y además de   faltar el respeto a la conciencia ecológica, es una amenaza que pesa sobre el sistema de la vida que pide velar celosamente para la conservación de los bosques. Es, además,  una falta el respeto al Bien Común de la Tierra y de la Humanidad y a los derechos constitucionales de los ciudadanos.

 La concertación con el pueblo  se arregla sin problemas a base soborno  a los líderes comunitarios como ha ocurrido casi siempre en algunos lugares. La consulta popular en las comunidades afectadas no ha sido necesaria, la consulta al pueblo quedo satanizada con la 4ª urna, prueba de ello fue el golpe de Estado “para rescatar la democracia que actualmente “estamos disfrutando”

 Esa   misma mentalidad   los hace ver las riquezas naturales como un modelo efectivo para el crecimiento de sus propios capitales con la complicidad del gobierno que pasa a formar parte asociada de “una vida mejor”.  Con estos pingues negocios a costa de la depredación de la naturaleza, hacen  caso omiso de que tales acciones contribuyen a la incrementación de una mayor pobreza  que ya se hace sentir en todo el ámbito nacional y que habrá que ponerle fin sin demora!.

Nota relacionada El MADJ denuncia que proyecto hidroeléctrico de Tela sigue en construcción pese a orden del MP de pararlo

 Lo anterior significa que no debería pasarse por encima de nadie para beneficiar al sector hidroeléctrico” al igual de  lo que ocurre con la minería.  Por más medidas que se tomen, por más producción limpia que se prometa, siempre se alterará el equilibrio de la zona territorial donde operen.

La proliferación de proyectos de hidroeléctricas y el modelo extractivista, es un nuevo negocio de los políticos de turno para enajenar nuestra soberanía, ya que  el aporte efectivo al desarrollo económico del país es cuestionable, principalmente por la ambición de las empresas de no usar el recurso hídrico de forma razonable, lo que nos hace concluir que sin la solidaridad de todos los buenos hondureños–que somos la inmensa mayoría–ya no habrá futuro para nadie. Estamos ante una incertidumbre técnica muy grande porque en la actualidad todo está fallando según investigaciones del Observatorio Mundial de Conflictos Ambientales. La solidaridad de los hondureños ante la catástrofe ambiental que se viene provocando irresponsablemente hay que combatirla con la urgencia que el caso amerita.

Es incuestionable el pensamiento de Eduardo Galeano conque inicio y  pongo punto final al presente artículo: “Los asaltantes  al acecho en las urnas, pegan zarpazos que son la versión artesanal de los golpes de Estado asestados por los grandes especuladores de la política que desvalijan al Estado desempeñando cargos públicos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *