¿Cómo es posible que en la UNAH se le exija a un docente tener maestría y doctorado y no se lo exijan al cargo de rectoría?

 

Por: Moisés David Cáceres

Hay que tener muy claro que con la entrada de Julieta Gonzalina Castellanos en el 2009 a rectoría se da una ruptura en el proceso de reforma universitaria que se venía repensando y sistematizando desde los «Encuentros de la Comunidad Universitaria», celebrados el primero en 1974 por el abogado Jorge Arturo Reina, el segundo en 1981 por el doctor Juan Almendares Bonilla y el tercero en 1989 por el abogado Jorge Omar Casco, encuentros que integraron a todos los sectores internos de la UNAH así como de los sectores sociales en el contexto nacional, inclusive, llegaron a participar representantes de gobiernos militares, todo esto para que como sociedad hondureña se vislumbrara un futuro prometedor para la Máxima Casa de Estudios en Honduras.

Luego se suscitan algunos esfuerzos de notables académicos como en el caso del docente y abogado Jorge Ponce Turcios que elaboró una lúcida exposición reflexiva sobre la problemática universitaria en un documento titulado: TREINTA AÑOS DE AUTONOMÍA UNIVERSITARIA: BREVE ANÁLISIS AUTOCRÍTICO (1988), y que luego, don Ponce Turcios rescata una serie de documentos elaborados por intelectuales que “le pusieron mente y corazón” a debates, diagnósticos, y discusiones respecto a lo que se podría hacer y lo que debía implementarse para sacar a flote la universidad, que fueron elaborados en los 90’ e inicios del nuevo milenio.

El abogado Ponce realizó otro trabajo que lo tituló: FUNDAMENTOS PARA UNA VERDADERA REFORMA UNIVERSITARIA donde: “el presente trabajo no tiene más propósito que el de aportar algunas ideas sobre la problemática que gira en torno a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y provocar una motivación para que la comunidad universitaria de inmediato, comience a dar los pasos que conduzcan al inicio de un proceso serio de transformación orgánica de la misma” (2003).

Luego de los exhaustivos trabajos de las comisiones, en el contexto de la Cuarta Reforma Universitaria surgen los documentos: PLAN GENERAL PARA LA REFORMA INTEGRAL DE LA UNIVERSIDAD (2005), MODELO EDUCATIVO DE LA UNAH (2009), AGENDA BÁSICA PARA LA REFORMA Y EL DESARROLLO DE LOS CENTROS REGIONALES, LO ESENCIAL DE LA REFORMA UNIVERSITARIA (2014), y algunos informes de progreso que presentaba la Comisión de Transición que ejecutó la Cuarta Reforma Universitaria (2005-2008), etc. Estos y otros documentos los hemos ido encontrando de a poco, y al mismo tiempo archivando y analizando con la finalidad de entender varios de los conflictos que estamos viviendo en la UNAH.

En el Plan General para la Reforma Integral de la Universidad se plasma la conceptualización de la Reforma, la Visión y Misión de la UNAH, los Principios para la Acción, los Objetivos Generales y Estrategias Prioritarias para Viabilizar la Reforma Universitaria, pero también las Áreas Programáticas y Componentes, donde se determinan:

  1. Mejoramiento de la Calidad:
  • La Calidad de la Educación Superior,
  • Investigación y Conocimiento,
  • El Uso de las Tecnologías de Información y Comunicación,
  • Responsabilidad Social Solidaria,
  1. Fortalecimiento Institucional:
  • Autonomía Responsable,
  • Nuevo Gobierno Universitario,
  • Gestión Transparente y Eficiente.

¿Por qué menciono esto como parte introductoria?

Mediáticamente se nos vendió la idea de una universidad del siglo XXI, los discursos en los medios oficialistas secuestrados por el julietismo nos hicieron creer de que la UNAH navega hacia la modernización, alocuciones sutiles y vacías hicieron eco durante la consolidación de SEDI el aparato para hegemonizar la reforma julietista  “estamos elevando el nivel académico de la UNAH a horizontes de internacionalización a través de procesos de estandarización de la Educación Superior para colocarnos en los rating de las mejores universidades de Centroamérica y el Caribe”, empero, jamás nos hablaron de los procesos de internalización, es decir, que antes de buscar hacia afuera en el mundo de las apariencias (falsa competitividad), nos debimos haber enfocado hacia adentro, no sólo internamente de la UNAH, sino hacia el Estado hondureño, y más aún hacia toda la nación, si es que a estas alturas podríamos hablar de un Estado Nacional.  Es decir, internamente debieron actualizar los pénsum académicos, modernizar las carreras, tecnificar los laboratorios, realizar una vinculación con la sociedad hondureña sobre las problemáticas reales, y realizar investigaciones enfocadas en resolver condiciones precarias en el país. No hace falta contratar a una consultora extranjera para poder ver lo que se puede analizar con una mirada crítica y reflexiva, a una gestión del julietismo aplazada en transparencia y por varios años consecutivos, llegando a colocarse al nivel del IHSS.

La Comisión de Transición que ejecutó la Ley Orgánica de la UNAH reformada en diciembre del 2004, en el marco de la Cuarta Reforma, inició sus funciones el 18 de mayo del 2005 y culminó como Comisión celebrando la primera asamblea de Consejo Universitario en julio del 2008, por lo que podemos decir que este actual conflicto lleva 9 años, donde esta Comisión jamás instaló el Gobierno Universitario completamente. Dejó acéfalo al sector estudiantil en la UNAH, y no integró los Comité Técnico de cada Carrera, ni las Juntas Directivas de Facultades, Centros Universitarios y Centros Regionales Universitarios; por lo que el sector burocrático julietista ha gobernado por ocho años la UNAH como bien les ha placido, han arribado y desarticulado todas las instancias colegiadas y gremiales de representación y han controlado absolutamente la UNAH, al extremo de manejarla como un cualquiera empresa privada, y señores, la UNAH no es ni será una empresa privada.

Pero este conflicto va más allá, fue en el 2008 que se puso la primera generación de estudiantes “de dedo”, ya que los frentes universitarios se opusieron a la instalación de la Asamblea Constituyente emitida en el Acuerdo CT 67-2006 de la Comisión de Transición donde se llama a las asociaciones a instalar esa asamblea para emitir los nuevos estatutos de la Federación de Estudiantes Universitarios de Honduras y al mismo tiempo organizar las representaciones estudiantiles en el gobierno universitario según la nueva Ley Orgánica reformada, estos frentes generaron conflictos de confrontación desde el 2007 por tomar el control de la FEUH. El Comisionado Universitario intercede para que ese conflicto no se agudice y les ofrece ayudarles a elaborar el dichoso reglamento electoral estudiantil, estos dilatan el proceso de elaboración del REE, ya que habían manifestado que ellos lo harían, cosa que nunca hicieron. Al final el Comisionado Andrés Pérez Munguía terminó elaborándolo, obviando el artículo 45 de la Ley Orgánica de la UNAH y los acuerdos de la Comisión de Transición que plasman en el espíritu de la Reforma que son las Asociaciones de Estudiantes de Carreras los órganos de representación estudiantil.

Luego las actuales autoridades quisieron hacer elecciones frentistas en noviembre del 2011 y marzo del 2012, y en ese mismo año emiten un decreto legislativo para amarrar en un nudo a los estudiantes con el fin de no permitirles realizar las elecciones; todo lo anterior allana el camino para lo que el Julietismo viene planificando, es otro decreto legislativo en el 2013 donde le regalan personalmente la reelección a Julieta por 4 años más, pero también poner “de dedo” a la segunda generación de estudiantes becarios, así mismo en el 2015 pusieron la tercera generación de estudiantes becarios “de dedo”.

Los frentes se prestan al Julietismo para evitar la elaboración del reglamento por parte del sector estudiantil, dilatando y obstruyendo las propuestas elaboradas por las asociaciones, y rompiendo el dispositivo del “consenso” que crearon en el decreto del 2012. Consenso que no existe en la Ley Orgánica, sino que fue creado por el Julietismo vía decreto legislativo para evitar las elecciones estudiantiles. Siempre los frentes se levantaron porque nunca terminaron de aceptar la reforma universitaria y la vigente ley reformada que determina a las asocias como los órganos que determinan las representaciones estudiantiles.

Paralelo a ese proceso el Julietismo también neutraliza a los docentes con la cultura del miedo, y también en el proceso de nombramiento de autoridades, ilegalmente suspende de sus funciones al Consejo General de Carrera Docente y le entrega sus competencias a una Comisión Ad-Hoc, para así nombrar “de dedo” a las actuales y nefastas autoridades (decanos y directores), de esta manera se consolida el régimen autoritario del Julietismo, pero también es así como vienen evitando la democratización de la UNAH, y la exclusión de estudiantes y docentes del proceso de reforma, pero peor aún, es que prostituyeron la UNAH con la élite política y nueva burguesía que se reconfigura en el golpe de Estado, postergando a Honduras en los tentáculos de la corrupción e impunidad.

Luego de 6 años con 4 propuestas estudiantiles para organizar y democratizar la UNAH a través de las elecciones estudiantiles que fueron invisibilizadas y obstruídas; el MEU plantea un anteproyecto de ley al CN, para hacer cumplir la Ley Orgánica y restaurar la democracia en la UNAH.

Consideré necesario contextualizar los elementos antes mencionados para entender lo que es julietismo en la UNAH, pero bien, ahora entrando en el tema central de este artículo, me referiré al nombramiento de la actual rectora, la señora Julieta Gonzalina Castellanos Ruíz.

¿Quiénes eran miembros de la Junta de Dirección Universitaria JDU cuando nombraron rectora a Julieta Gonzalina Castellanos en el 2009?

  • Olvin E. Rodríguez, Director Presidente;
  • Jorge Omar Casco Zelaya, Director Secretario;
  • Adalid Rodríguez Reyes, Director Pro-Secretario;
  • Armando Euceda, Director;
  • Norma Martín de Reyes, Directora;
  • Ramón Romero Cantarero, Director;
  • Cristiana Nufio Gamero, Directora;
  • Marlen Perdomo de Zelaya, Directora;
  • Olban Francisco Valladares, Director.

Ahora bien, antes de la década de los 90’ los títulos de los que estudiaban en el extranjero eran incorporados por la Secretaría General de la UNAH, luego en 1989 bajo el decreto legislativo número 142-89 se crea la Ley de Educación Superior, y casi al culminar ese mismo año se aprobó el Reglamento de la Ley de Educación Superior; el Consejo de Educación Superior que es órgano ejecutivo pero supeditado al Consejo Universitario, crea las Normas Académicas en 1992 y en 1993 sufren una serie de reformas, y es a partir de este momento que el Consejo de Educación Superior comienza a regular tanto los títulos extendidos en el extranjero como de las universidades públicas y privadas en Honduras, todo esto bajo la gestión del rector, abogado Jorge Omar Casco Zelaya.

Estas disposiciones de regular todo el Sistema de Educación Superior en Honduras parten del mandato constitucional que tiene la UNAH y que se determina en el artículo 160 “…sólo tendrán validez oficialmente los títulos de carácter académico otorgados por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras así como los otorgados por las Universidades Privadas y extranjeras, reconocidos todos ellos por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras.- La Universidad Nacional Autónoma de Honduras es la única facultada para resolver sobre las incorporaciones de profesionales egresados de universidades extranjeras…”.

Actualmente y a rasgos generales, el egresado en el extranjero tramita su título en la universidad que estudió, luego lo apostilla en la Embajada Hondureña de dicho país, para luego autenticarlo en la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras y así poder incorporarlo en la UNAH, que es otro procedimiento interno.

Fue necesario contextualizar lo del proceso de incorporación de títulos para ir aterrizando en lo que sucedió en el nombramiento de doña Julieta Gonzalina Castellanos Ruiz como rector de la universidad. Fue el 11 de abril del 2009 que la Junta de Dirección Universitaria convocó a concurso público para seleccionar un nuevo rector de la UNAH.

La Junta de Dirección Universitaria JDU es un Órgano de Gobierno Universitario a Nivel de Dirección Superior determinado en el artículo 6 de la Ley Orgánica de la UNAH, y en el artículo 15 numeral 1) de la misma ley se especifica que esta JDU tiene las atribuciones de los nombramientos de las autoridades de la UNAH: “Previa verificación realizada por el Consejo General de Carrera Docente, en cuanto a los requisitos de los candidatos, nombrar a Rector, Vice-Rectores, Decanos de Facultades, Directores de Centros Universitarios y Regionales, Director de Educación Superior y los representantes de la UNAH ante el Consejo de Educación Superior”, en el Reglamento de la Junta de Dirección Universitaria artículo 3, se específica las atribuciones en el nombramiento de las autoridades de la UNAH, pero con un condicionante: “previa verificación realizada por el Consejo General de Carrera Docente, en cuanto a requisitos de los candidatos” respecto al Consejo General de Carrera Docente se encuentra en el Reglamento del Estatuto del Docente. Estoy haciendo análisis acerca del gobierno universitario, tratando de caracterizar qué tipo de gobierno tenemos, pero también analizando esa estructura de la JDU, a qué lógica responde en la teoría organizacional, trataré de develar las relaciones de poder que se emanan de ese órgano de gobierno, el cual el MEU debe prestarle mucha atención.

Siendo Director Presidente de la JDU el abogado Olvin E. Rodríguez; en este proceso se presentaron 22 candidatos, de los cuales 21 de estos postulantes con maestrías y doctorados presentaron a tiempo y forma sus documentos para abrir un expediente de cada uno, los cuales fueron:

  1. Santiago David Amador,
  2. Ruy Díaz Díaz,
  3. Porfirio Yánez,
  4. Víctor Manuel Ramos,
  5. Juan Ramón Pineda Andino,
  6. Ramses Radhames Lagos Valle,
  7. Valerio Gutiérrez López,
  8. Carlos Gustavo Villela López,
  9. Ramón Ulises Salgado Peña,
  10. Alcides Hernández Chávez,
  11. Margarita Oseguera de Ochoa,
  12. Jorge Luis Deras Flores,
  13. Fabio Israel Lagos,
  14. Dagoberto Espinoza Murra,
  15. Wilfredo Irías Henríquez,
  16. Adolfo Raquel Cuan,
  17. Omar Andrés García Calderón,
  18. Sandra Álvarez,
  19. Pedro Pablo Ramírez Guevara,
  20. Rolando Augusto Streber Pineda,
  21. Leónidas Rosa Bautista,
  22. Julieta Gonzalina Castellanos Ruíz.

Empero, nunca se conoció en la Junta de Dirección Universitaria JDU algún expediente de Castellanos Ruíz, el Director Secretario de la JDU en aquel entonces fue el exrector abogado Jorge Omar Casco, el cual era el encargado de recibir la documentación en una matriz por parte de una comisión dictaminadora del Consejo General de Carrera Docente que contenía todos los documentos personales, es decir los currículums de cada uno de los postulantes al cargo de rectoría. El abogado Casco se percató de que no existía el expediente de doña Julieta Castellanos, por lo que éste le remitió un procedimiento administrativo de subsanación por un periodo de una semana, y aun así nunca lo presentó.

¿Qué fue lo que pasó?

El abogado Olvin Rodríguez en calidad de Director Presidente convocó a una reunión en la casa de Olban Valladares en aquel entonces Director de la JDU, una vez reunidos todos los miembros, mientras disfrutaban del refrigerio, Ramón Romero también Director de la JDU y actualmente titular de la Dirección de Vinculación UNAH Sociedad, se dirigió a todos después del saludo con las siguientes palabras:

 “Hago uso de la palabra para decirles que he hecho consulta con la mayoría de los miembros de la JDU y que hemos decidido nombrar como Rectora a Julieta Castellanos”, esto hizo que inmediatamente interviniera el Director Secretario el abogado Jorge Omar Casco, profiriendo estas palabras: “me disculpan, pero no hemos venido a reunirnos para decidir quién será el nuevo rector, sino que hemos venido para evaluar los currículos de todos los postulantes a rectoría; por otra parte yo como secretario le envié una nota de subsanación a Julieta Castellanos porque no ha presentado ningún documento, y le di un periodo de una semana”, inmediatamente replicó Ramón Romero “yo mociono para que votemos”.

Inmediatamente el abogado Omar Casco señaló que: “eso es irregular porque va contra los procedimientos”, y que se retiraba de la reunión, diciéndoles: “si quieren elijan ustedes, nombren a un secretario Ad-hoc, pero mi voto pónganlo en contra, y además voy hacer un razonamiento de voto” se levantó y se fue.

Al día siguiente todos los miembros de la JDU lo fueron a buscar, pero no cedió ante tales pretensiones, cuando estos se dieron cuenta que no podían hacerlo cambiar de parecer, enviaron a Olban Valladares diciéndole que se uniera ya que les “haría un daño”, pero el abogado Casco le replicó que “quienes se harían daño serían ellos mismos ya que eso es una sinvergüenzada y una patarata, ¿para qué convocan a una selección de rector si ustedes ya decidieron sin seguir los procedimientos legales”

Convocaron a una segunda reunión y el abogado Casco en su condición de Director Secretario solicitó hacer el proceso por consignación de votos la cual los demás miembros no querían, pero terminaron aceptando, proceso en el cual todos votaron por Julieta Gonzalina Castellanos, con la única excepción del voto del abogado Omar Casco; fue así como la juramentaron un 18 de Marzo del 2009 bajo el acuerdo de la JDU 013-2009, sin existir ningún expediente de Julieta Castellanos, los miembros de la JDU no evaluaron ni mucho menos ponderaron los niveles de formación académica, ni experiencia profesional de todos los candidatos, simplemente fue “el dedazo” más grande en la historia de nuestra universidad, la imposición de un grupo que hemos denominado el julietismo que asaltó la UNAH.

Julieta no sólo fue puesta como rectora en el 2009 de una manera ilegal, también ha usurpado títulos diciendo que tiene maestría cuando no es cierto, hice una solicitud de información del expediente de esta señora que presentó en el 2009 cuando se “postuló a rectoría”, y estos documentos fueron creados hasta el año 2016 cuando el profesor Jorge Palma denunció públicamente que Julieta no tiene título, en su supuesto currículum menciona que tiene maestría lo cual es totalmente falso, y lo del título es muy dudoso aún, partiendo que si lo tiene, lo que sí sucedió es que nunca lo incorporó a la UNAH, no existe ningún dictamen de incorporación, por lo que no tiene validez en el Sistema de Educación Superior en Honduras.

Para el 2012 Ramón Romero presidía la JDU, y en forma “mágica como de fábulas” le entrega en el 2013 a su prima hermana Aleyda Romero la presidencia de la JDU, con la finalidad de controlar este órgano de gobierno, obviamente él se mantiene en este espacio hasta la actualidad. Julieta usa a un grupo de estudiantes becarios “su premio fue asegurarse su vida laboral e irse becados para el extranjero”, estos presentaron un ANTEPROYECTO DE LEY AL CONGRESO NACIONAL DE LA REPÚBLICA el cual se lo recibieron a bien sin cambiarle ni una tilde y ni una “j”, por lo que le emitieron el Decreto Legislativo 46-2013, donde le permiten a Julieta Castellanos reelegirse por cuatro años más, en segundo lugar, imponer “de dedo” a  estos mismos estudiantes becarios como representantes estudiantiles ante el Consejo Universitario, y en tercer lugar, le dan facultades para nombrar los titulares de las Secretarías de la UNAH a nivel nacional, quitándole las competencias a Directores de los Centros Regionales, es así como se centraliza el poder y se fortalece el régimen autoritario del julietismo.

Pues siendo la nueva presidenta de la JDU Aleyda Romero, es quien monta una pantalla de entrevistas a los postulantes a Rectoría en el 2013, los cuales se presentaron el doctor Nelson Ávila y el ingeniero Gaspar Obando, ambos con postgrados universitarios y uno de ellos hasta con postdoctorado en gestión de la Educación Superior. Pero las cartas estaban tiradas sobre la mesa, la JDU se convirtió en un nido de víboras que sirve para justificar el autoritarismo y maquillar la corrupción en la UNAH, Julieta continuó por cuatro años más en rectoría.

La actual crisis institucional en la UNAH viene cocinándose desde el 2008, pero es en el 2015 cuando empieza a agudizarse, ya que desde el 2012 se viene trabajando arduamente en la organización de las Asociaciones de Estudiantes de Carreras como gremios académicos, inclusive desde el 2011, generar una cultura organizativa gremial y autónoma de las asociaciones no ha sido fácil, empero es en el 2016, con el nuevo liderazgo que asume la dirección del MEU y gracias a la aplicación de las Normas Académicas se eleva la crisis universitaria a un punto muy elevado, es en este contexto que se devela la necesidad de que los gremios académicos estudiantiles luchen por la democratización de la UNAH, es decir, se venía trabajando pero no existía la correlación de fuerzas necesarias para que el estudiantado en general se involucre de lleno en los procesos organizativos. Los liderazgos estudiantiles de las Asociaciones de Estudiantes de Carreras entienden y bajan el mensaje a las bases de sus carreras, que tanto las Normas Académicas, el Plan de Arbitrios y todo lo demás que se aprueba en el Consejo Universitario, inclusive el proceso de Reforma Universitaria, debe, porque está contemplado en la Ley Orgánica de la UNAH, tener participación de docentes y estudiantes.

Ahora en el 2017 la crisis universitaria ha llegado a su punto más álgido, aunque doña Julieta no le quiera llamar crisis sino conflicto; y aunque desde el poder y los pagos mensuales a los medios de comunicación corporativos quieran señalar y desacreditar la lucha estudiantil, con todo y los adjetivos criminalizantes y estigmatizadores, el estudiantado no se va a detener.

Todo iba bien, pero antes y después del Primer Congreso Nacional de Estudiantes Universitarios “Eduardo Becerra Lanza” celebrado en abril del año presente, Ayax Irías se acercó a los líderes del MEU para solicitarles que acompañarán a Julieta Castellanos al Congreso Nacional de la República para solicitar una prórroga primero de dos aos, y después del congreso estudiantil les solicitó ya los cuatro años. Pero los líderes les citaron uno de los acuerdos votados en el congreso, NI PRÓRROGA NI REELECCIÓN JULIETA VA PARA AFUERA, es así como se levanta llena de odio hacia mi persona, Cesario y Sergio al punto que no le importó el Acuerdo suscrito en el 2016 entre MEU y autoridades de tener que extinguir y suspender todo proceso de judicialización, sino que recrudeció su autoritarismo llevando este conflicto a su cenit,  por lo que, así como faltó al diálogo en las luchas del 2015, engañó al MEU en el 2016 incumpliendo los acuerdos, este antecedente le vale al MEU para entender que ante tanta incapacidad, intolerancia e intransigencia y autoritarismo no se puede dialogar, es por ello que hoy 19 de julio del 2017 a nivel nacional el movimiento estudiantil va al Congreso Nacional a presentar un anteproyecto de ley para instalar un Gobierno Universitario Provisional, y espera que se apruebe íntegro como le aprobaron íntegramente dos decretos al julietismo: el 83-2012 y el 46-2013, analizados en mi ensayo anterior: «LA LUCHA POR LA DEMOCRATIZACIÓN DEL GOBIERNO TRIESTAMENTAL DE LA UNAH: El proceso de construcción de una ciudadanía estudiantil universitaria que busca ser parte de la Reforma Universitaria ante un régimen político excluyente y represivo en la universidad»

Se pretende un Gobierno Universitario Provisional compuesto de actores internos de la UNAH, sin injerencia de partidos políticos ni del Congreso Nacional, que tendría la facultad de instalar el Gobierno Universitario en todos sus niveles, tal y como lo determina la Ley Orgánica.

21 comentarios sobre “ ¿Cómo es posible que en la UNAH se le exija a un docente tener maestría y doctorado y no se lo exijan al cargo de rectoría?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *