Policía hondureña descarta atentado criminal contra hija de Berta Cáceres

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-La Policía Nacional de Honduras descartó este lunes que haya existido atentado criminal en contra de Olivia Marcela Zúniga Cáceres, hija mayor de la extinta lideresa indígena y ambientalista Berta Cáceres.

“La Secretaría de Seguridad y la Policía Nacional descartan atentado criminal en contra de la familia de Berta Cáceres”, dice un tuit posteado esta mañana en la cuenta de la Policía Nacional.

“La vida de la señora Olivia Zúniga Cáceres y su hijo no han estado en riesgo”, dice un segundo tuit atribuido al portavoz de la Policía Nacional, Julián Hernández.

Y en un tercer tuit, dice que “las medidas de protección de la familia de Berta Cáceres son permanentes y somos garantes de su cumplimiento”.

La noche del sábado trascendió que un disparo habría roto el vidrio de la patrulla asignada para custodiar a Olivia Marcela Zúniga, la hija mayor  de Berta Cáceres.

Noticia Relacionada: Policía hondureña califica como “incidente no determinado” supuesto atentado contra hija de Berta Cáceres

Esa misma noche la policía emitió un comunicado y aclaró que la patrulla que resultó con daños en los vidrios era la asignada al hijo de Olivia, es decir al nieto de Berta y calificó el supuesto atentado como un “incidente no determinado”.

El  viernes 30 de junio la joven Berta Zúniga, también hija Berta Cáceres, y dos compañeros suyos del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) denunciaron que habían sido atacados en dos ocasiones por cuatro hombres, en el occidente de Honduras.

Noticia Relacionada: ¡Alerta! Atentan contra Bertha Zúniga hija de Berta Cáceres

Sobre este hecho la policía hondureña prometió una investigación, pero hasta el momento no ha propiciado ningún elemento.

BERTA CÁCERES

Berta Cáceres, fue asesinada la madrugada del 3 de marzo del 2016, en su casa de habitación en la ciudad de La Esperanza, en el departamento de Intibucá. Sus familiares y defensores de derechos humanos señalan que su crimen está vinculado al proyecto hidroeléctrico Agua Zarza, construido sobre el río Gualcarque, por la empresa Desarrollos Energéticos S.A. (DESA).

Hasta el momento la justicia hondureña ha capturado a ocho supuestos autores materiales del crimen. Dos ellos con vínculos directos con la empresa DESA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *