RETAZOS DE “LA GUERRA DEL FUTBOL”

Por: Arturo Rendon Pineda

(Tomado de Diario La Prensa el 30 de Julio de 1989.)

”.LOS HEROES ANONIMOS DE LA GUERRA—-.LA BRIGADA DEL DIABLO CONFORMADA POR CIVILES DESARROLLO UNA PATRIOTICA LABOR HASTA AHORA  DESCONOCIDA…

”<.Decenas de civiles sorprendentemente fueron ignorados….así, lugares como El Moral, Plan del Rancho, Sinuapa, La labor y el mismo san Rafael de las Mataras, fueron testigos mudos del arrojo patriótico de muchos valientes que cuando llegaron al frente solo pedían a cambio un arma para unirse a la batalla”..- “Uno de estos grupos se llamó  “La Brigada del Diablo”, la misma que una vez terminada la batalla en el frente Occidental, también desfilo por las calles de San Pedro Sula junto con las tropas después de 100 horas de combates”.- “Esta Compañía reforzada, estaba formada por 160 milicianos, muchos de los cuales quedaron tendidos en los campos de batalla y fueron enterrados en tumbas sin nombre.…Así se escribió una etapa gloriosa de Honduras en la que civiles y militares se confundieron para defender nuestra soberanía” (fin de la cita)…”<CIVILES INTEGRADOS A LA LUCHA.: Pueden distinguirse a Arturo Rendón Pineda, Rubén Solano Díaz, Eduardo Piña Monsalves y Pedro Castellón entre otros”>     Diario La Prensa el 30 de Julio de 1989.

 

AVIONES MUSTANG  BOMBARDEAN SANTA ROSA.-

 Aquel día 14  de Julio de 1969 por la tarde,  salimos a pasear con la familia a conocer un “drive in” recién inaugurado en el barrio Miraflores justo atrás del campo de aterrizaje de la TACA.  Departíamos  con mi esposa Elsa mientras  tomábamos una cerveza. Serían las 5:30 de la tarde cuando  fuimos sorprendidos  por el rugir de motores de avión seguidos de ráfagas de ametralladora –a una hora en que ya no había vuelos comerciales.  Movidos como  un resorte nos apresuramos hacia el exterior del establecimiento y vimos sorprendidos dos aviones de guerra con insignias salvadoreñas haciendo evoluciones sobre la ciudad, al tiempo que disparaban ráfagas de ametralladoras y arrojaban bombas sobre el campo de aviación que pasaba atrás del drive-in  donde estábamos con la familia. Con ojos desorbitados por la inesperada escena de guerra y horrorizados vimos saltar la tierra sobre  la carretera –muy próximo de donde nos encontrábamos—(a causa de las explosiones sobre el campo de aviación), mientras  otro avión en vuelo rasante ametrallaba la ciudad, particularmente el Fuerte Morazán.

 Desde la carretera a donde habíamos salido corriendo a tomar nuestro vehículo, vimos como desde uno  los torreones del cuartel contestaban el fuego con una ametralladora sobre el aparato  invasor: ¡¡Honduras estaba  siendo atacada por los salvadoreños!!

 Pasados algunos momentos que nos parecieron horas, los aviones partieron con rumbo desconocido; uno de ellos dejando una estela de lo que parecía ser humo, (resultó ser gasolina). Posteriormente supimos que el aparato había ido a caer casi sin combustible en un lugar cercano a la frontera en la república de Guatemala.  Pasado el incidente después de dejar a mi gente en mi casa de habitación me apersone al Fuerte Morazan a ponerme a la orden de las autoridades, pero antes, me había comunicado con H.R.N para difundir la noticia.

                                              La “Brigada del Diablo”

Se organizó con gente de San Pedro Sula, entre quienes figuraban el entonces diputado don Odilón Ayestas, Juan Alsina, el líder sindical Rubén Solano Díaz, Pedro Castellón, Eduardo Piña Monsalve (de origen Chileno), y jóvenes cuyos nombres es imposible recordar. El grupo estaba compuesto originalmente por más de 100 personas para colaborar con el  ejército.

 Ya ubicados en El Portillo de Ocotepeque, nos trasladamos desde El Portillo hasta un lugar denominado La Pedrera, muy cerca de Sinuapa,–ciudad  gemela de Ocotepeque. En esa ciudad se encontraban acuarteladas las tropas invasoras que habían tomado la ciudad luego diezmar las filas de la tropa hondureña apostadas en el rio Ticante donde hubo muchos muertos de ambos bandos.

Muy cerca de donde estábamos parapetados   cuesta arriba de Sinuapa, caían sobre la carretera las granadas de un cañón de 105 mm que desde el cerro Cayaguanca disparaban los salvadoreños haciendo un ruido ensordecedor que causaba pavor entre los vecinos de Sinuapa. Y entre nosotros igual. Desde nuestro observatorio presenciamos cuando dos días después los salvadoreños le prendieron fuego al cuartel de Ocotepeque.

 La noche anterior a la  publicitada  batalla  de las Mataras, dormimos cerca de un sitio llamado “El Mora”l donde entrada la tarde escuchamos una nutrida balacera sobre Las Mataras donde sobrevolaron aviones de la Fuerza Aérea hondureña. El Moral está  ubicado medio kilómetro arriba de Las Mataras donde  comprábamos comida y refrescos en las casas vecinas.

 Quien escribe y tres personas más, dormimos esa noche acomodados en los asientos del automóvil.  El dia siguiente mientras amanecía encendimos el radio para escuchar  la cadena Nacional de radiodifusión y sorprendidos escuchamos la noticia de que “el Ejército Hondureño se había cubierto de gloria al hacer morder el polvo de la derrota al enemigo invasor en un violento combate que había tenido lugar la tarde anterior en San Rafael de Las Mataras donde habían hecho retroceder a los salvadoreños e incendiado  camiones  repletos de implementos de guerra”.  Efectivamente, desde el sitio donde pernoctábamos aquella tarde-noche en El Moral, habíamos visto sobrevolar dos aviones de La Fuerza Aérea Hondureña sobre San Rafael, escuchando sobre la zona nutridas  ráfagas  de ametralladoras acompañadas de abundantes disparos de fuego cruzado, al tiempo que los aviones  arrojaban  bombas,  lo que nos hizo recordar una experiencia parecida que nosotros habíamos padecido una vez que fuimos atacados con fuego de ametralladoras desde un bosque cercano.  Nos pareció que lo que había ocurrido aquella tarde había sido una incursión aérea contra  patrullas de soldados salvadoreños, después supimos que la patrulla hondureña estaba al mando del Coronel Matías Hernández.

.Esa madrugada, en cuanto escuchamos la noticia de última hora, salimos recorriendo la corta distancia que nos separaba de  San Rafael y encontrando a nuestro paso  tres cadáveres  de soldados salvadoreños con todo y sus equipos: fusiles, cascos, yataganes y cinturones con el logo de la Guardia Nacional de El Salvador que guardo en mi oficina como trofeo de guerra.

 En cuanto arribamos al lugar del combate, vimos un tractor   cavando a orillas de la carretera.  No había  más personas que el tractorista quien nos pidió arrojar los cadáveres al agujero que estaba abriendo con el tractor.  Nos llamó la atención no ver en las cercanías del área a ningún militar hondureño. Luego de enterrar los tres cadáveres continuamos carretera abajo hasta un bosque cerca de Sinuapa. 

Más tarde,  regresando al El Portillo, frente a  Las Mataras encontramos al Teniente Frank Ramírez acompañado de varios  soldados que se sorprendieron  de vernos muy temprano  en el área en que según  la Cadena Nacional se había librado el “famoso” combate. El Teniente Ramírez nos requirió para que le entregáramos las armas que recogimos de los soldados muertos “por  ser armas nacionales”  explico.  Obviamente el oficial ignoraba que habíamos estado horas antes en el lugar,–justo  cuando comenzaron a abrir las supuestas fosas—encontrando que los únicos cadáveres eran los que habíamos enterrado nosotros temprano de la mañana, mientras el tractor continuaba  levantando  promontorios de tierra a orillas de la carretera.

La  versión que detallamos en el presente artículo,  fue comentada en su momento en un programa televisado transmitido en San Pedro Sula por el periodista Gabriel García Ardon (recién fallecido) quien también estuvo en el lugar y que como nosotros llegó a la misma  conclusión  sobre aquella noticia que pudimos corroborar  por haber estado en la escena de la refriega en el mismo sitio donde habían tenido lugar  los hechos que comentamos.

Sin ánimos de desmeritar el desempeño del ejército en tal ocasión, ratifico: “no se vieron más vestigios de que hubiese habido en  Las Mataras una batalla de la magnitud que divulgo la Cadena Nacional y demás medios de comunicación aquella madrugada”.

Minutos después de nuestra incursión por San Rafael de las Mataras, los militares prohibieron el paso  incluso a  los miembros de la prensa que habían acudido a cubrir la información. Tiempo después, la Compañía Saopín encargada de la pavimentación de la carretera  de Occidente  desenterró los promontorios donde pudimos constatar que solo fueron encontrados los tres cadáveres de los soldados salvadoreños que enterráramos nosotros.

Santa Rosa 13 de Julio 2017

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *