Hacia una vida mejor

Por: Josué Polanco Matute

“No hay peor ciego que el que no quiere ver”

“Una sala gigante repleta de hombres, dos o tres mujeres doblando unos sobres”

Nos dirigíamos al trabajo. Todo transcurría de forma normal. La máquina de control marcaba las 8:50 a.m. un 14 de junio de 2017. La misma música de siempre que hace que los minutos cobren vida. La monótona mañana nos mostraba lo habitual: gente marchando al trabajo, carros y fábricas contaminando por todos lados, niños pidiendo en las calles, mendigos inaugurando el alba, el sol preparando sus rayos para fulminar el fresco de la mañana, sicarios por las calles, ladrones yendo a descansar y otros recién levantándose; el mismo presidente, sus mismas políticas, sus mismos eslóganes baratos: “Honduras está cambiando”, “Con chamba vivís mejor”, “Ya no somos el país más violento”, etc. En fin, el gobierno de la vida mejor.

“Este es el club de los idiotas, donde los idiotas se olvidaron de vos”

El cansancio se había apoderado de mí ser finito, había caído en los brazos de Morfeo. Ese día noté que Moisés, en varias ocasiones, había frenado de golpe, por un motorizado imprudente y un peatón sin cuidado, me comentó más adelante. Aquellos sucesos eran señales que nos avisaban que estuviéramos alerta, como si anunciaran que algo iba a acontecer. Con cada frenazo me despertaba asustado, me movía para observar si seguíamos vivos, pero mis ojos eran como piedras, el sueño me seducía como las sirenas a Ulises en la Odisea.

“Son periodistas, hombres futbolistas, dueños de marcas, hijas de modistas millonarios que diezman todos los domingos, señoras que besan el anillo del obispo”

Siempre nos dirigimos al trabajo por el mismo camino, atajos aprendidos de los maestros taxistas de la calle. Cuando ya estábamos en San Pedro Sula, salida vieja a La Lima, percibí como un grito la voz de Moisés.

“¡Mirá Josué!”

No dijo más. Me levanté de inmediato y, mientras volvía de mi trance, analizaba aquellas palabras, imaginando lo que podía ser. Noté sobresalto en su voz, en sus ojos, como película en cámara lenta, se reflejaba todo lo que había sucedido. Comencé a indagar en busca de información.

“Un muchacho en otra moto dio la vuelta y se fue”, dijo.

Había un muchacho tirado en el suelo, tendría más o menos unos 26 o 28 años. Llevaba una camisa negra y una mochila. Pensaba que había chocado con la otra moto y la otra persona se había fugado. Moisés se detuvo, me bajé del carro y salí a socorrerlo. Inmediatamente otra persona también acudió al hecho y llamó a una ambulancia. Yo regresé al carro corriendo para traer un poco de líquido vital. En cuestión de segundos un conglomerado de personas se había hecho presente. Oía que un señor decía “denle agua”. Yo seguía creyendo que se había accidentado. Cuando me acerqué a darle un poco de agua, me percaté que tenía unos orificios en la cara. Luego vi sangre en su rostro y su pecho. Agonizaba. Jamás podré olvidar esa imagen. Agonizaba. Se estaba muriendo. Será imposible olvidar su rostro. Intenté darle agua, pero vi que no reaccionaba. Seguía pensando que había sido un choque. Hasta que escuché por mis espaldas una persona que dijo: “desde la entrada a la colonia lo viene siguiendo otro hombre en moto y le hizo como 5 disparos”. Volví a ver su rostro y entendí qué eran los orificios. No se había accidentado, lo habían asesinado.

Un sudor helado corrió por mi espalda. Mi mente se quedó en blanco. No pensé que a tempranas horas iba a presenciar el asesinato de una persona. Miraba que Moisés estaba de largo, luego se acercó y se percató de lo sucedido. Morir no es lo que nadie desea. No sé qué habrá hecho, no sé qué debía, no sé con quién se metió, pero lo que tengo claro es que nadie desea morirse, nadie quiere abandonar a sus familias. ¿Y la vida mejor?

La policía llegó a la escena del crimen. En ese momento seguimos con nuestro camino. Íbamos en silencio, atónitos por lo que había sucedido. Luego nos dimos cuenta que ese mismo día habían asesinado a dos abogados, al día siguiente asesinaron a un periodista. No sé qué noticias mirará el señor presidente, pero afirma que la tasa de homicidios se ha reducido. Que la vida en Honduras está cambiando, que se puede salir a las calles tranquilamente sin preocupaciones.

No sé por qué calles transita, porque por donde yo paso,  asesinan gente. Y donde muchas familias viven matan a personas a diario. En Honduras NO se vive mejor, en Honduras hay pasajes gratis para una vida mejor. Alejados de tanta injusticia, donde no hay opresión, donde no hay impunidad, donde nadie le roba a nadie, nadie mata a nadie, hay paz, hay tranquilidad, en el cementerio, en el Hades no oprime a nadie.

 

10 comentarios sobre “Hacia una vida mejor

  • el junio 18, 2017 a las 1:51 pm
    Permalink

    He leído lo que escribió una buena amiga y me siento como obligado a escribir un par de lineas. Por 28 años fui un militante activo del partido de gobierno. Pero uno llega a un punto donde ya no es posible seguir siendo escalera de picaros que llegan al poder para aprovecharse y enriquecerse a costa del pueblo a quien juraron defender.

    Soy desde el 2009 un asiduo critico de los gobernantes corruptos y no es que sea un “Resentido Político” porque por aquel año del golpe de Estado no estaba en el país, pero si me indignó saber que una cúpula de políticos y empresarios en contubernio con las iglesias y militares se pasaron la Constitución Política por las verijas.

    Fui un critico del corrupto gobierno de Pepe Lobo y no por resentimiento político, fui y he sido un critico del gobierno corrupto de Juan Hernández y tampoco por resentimiento político. Aun desde que el actual gobernante fue presidente del Congreso Nacional y salio con sus ideas de vender el país en trozos para crear sus famosas “Ciudades modelo”.

    Lo he hecho y seguiré haciendo por conciencia, porque duele ver como nuestra gente cada día está sobreviviendo en la miseria. 5 millones 900 mil hondureños viven en la miseria (pobreza extraña”, no hay justicia para el pobre, no hay acceso a la vivienda digna, no hay acceso a un sistema de salud digno, la educación copia de aquí y de allá es inválida para este siglo.

    Tantas muertes violentas, tantos robos en las calles, tantos sicarios que por 500 Lempiras le hacen un “mandadito”, la trata de niños, la trata de blancas, el comercio ilegal de órganos, la venta de medicamentos falsos comprados en la India y China y distribuidos en las pulperías, el miedo de la población para andar en las calles de las ciudades, desalojo de familias criollas y garífunas de sus tierras, maltrato y encarcelamiento de estudiantes Bueno hay tanto que describir de este sistema de gobierno que este espacio es poco.

    Sólo diré que desperté de la letanía, no es que esté resentido, no. Estoy indignado!!! por lo que está atravesando mi pueblo. Finalmente si me corre interés al haberme apartado de la militancia de un partido secuestro por una banda de picaros. Mi interés es verlos tras las rejas.

    Mi saludo a mi apreciable amiga Licda. Medina.

    Respuesta
  • el junio 18, 2017 a las 9:18 am
    Permalink

    Por todo lo que describe Josué y los comentarios, pregúntemole a DIPUTITERES con nombre y apellido como: WALDINA PAZ, ESDRAS LOPEZ, CARICATURISTA BANEGAS, FUTBOLISTA CRUZ, ENTRENADO EDWIN….., ALFREDO SAAVEDRA, entre otros, a qué llegaron al Congreso Nacional??? Respuesta: A PLEGARSE AL OFICIALUSMO, al dictador jh

    Respuesta
  • el junio 17, 2017 a las 2:00 pm
    Permalink

    Me dejas impresionada por la valentia en descifrar la radiografia del pais en el que nos toca vivir. Y admiro tu comentario en primera porque te conozco de siempre y en segunda porque se es un comentario de alguien que tiene la suficiente solvencia moral para decirlo, no te corroe ningun interes ni mucho menos sos un resentido politico. Triste que te haya tocado presenciar un acto asi.
    Dificil pensar que un dia se borrara esa imagen de tu mente.

    Respuesta
  • Xiomy Martinez
    el junio 16, 2017 a las 9:35 pm
    Permalink

    Triste realidad la que nos toca vivir a diario en nuestro país ..acompañada de tristeza ,llanto ,frustración ,de ver como día a día se apagan vidas y esperanzas ,me complace leer esta nota de un joven brillante como ud Josué y me llena de orgullo saber que es de mi mismo pueblo ..

    Respuesta
  • el junio 16, 2017 a las 4:46 pm
    Permalink

    Josué Matute me dejas sin palabras y definitivamente como bien lo dices al principio; No hay peor ciego que el que no quiere ver y da tristeza como tanta gente se hacen los ciegos y siguen apoyando a ese Presidente tan corrupto que nunca desde que tengo usó de razón había conocido jamás. ¿Cuál vida mejor ? ¿cuál seguridad?? Lo que en Honduras hay Vida Peor y muerte sugura. Solo Dios con nuestras familias.

    Respuesta
  • Rosa Figueroa
    el junio 16, 2017 a las 2:08 pm
    Permalink

    Josué Polanco Matute me has dejado sin palabras, me has llevado a ese momento que no ha de ser nada grato vivirlo (ser testigo de la muerte de un ser humano) indigna como la justicia solo es para unos cuantos, cuando la realidad para la mayoría es desastrosa, Dios nos ilumine a actuar y hacer lo correcto… Cuanto me dueles mi Honduras! Cuanto me duelen las injusticias para los más desprotegidos.

    Respuesta
    • Josué Polanco Matute
      el junio 16, 2017 a las 2:20 pm
      Permalink

      La justicia ha sido asesinada en nuestro país. La seguridad está resguardando a los ladrones. Militares y policías están persiguiendo estudiantes mientras los asesinos están sueltos en las calles. Llegan sólo a enterrar bajo una sábana o un naylon a las personas asesinadas y a dar informes de lo que ni conocen porque no estuvieron ahí. Ellos se encuentran gastando la tasa de seguridad en proteger a los que nos tienen en la miseria, lanzando bombas lacrimógenas a personas indefensas. Movilizan cientos de policías y militares para amedrentar, perseguir y capturar a un grupo de estudiantes que lucha por su educación, que quiere una Honduras mejor.

      Respuesta
      • el junio 18, 2017 a las 6:36 pm
        Permalink

        Admiro tu valentía Josue Polanco.. y lo que as escrito es la realidad que pasa en Honduras.. primero Dios estas palabras llegen a alzar en voz grande y todos luchemos por un Honduras mejor😟😟😟😟

  • el junio 16, 2017 a las 1:43 pm
    Permalink

    Es un país de barbarie. El país de ” La Vida Mejor” del presidente del partido de Nacional. Ya le quitamos el primer puesto al país más pobre de América con casi 6 millones de compatriotas que viven en pobreza extrema (Miseria). Seguimos siendo el país más violento con asesinatos a diario. Los asaltos a la orden del día, la impunidad se fortalece cada vez que votamos por personas que su único objetivo es llega al poder para aumentar sus capitales.

    Es triste Josué que hayas observado esa tragedia, debemos cambiar de una vez por todas este contaminado formato de gobernar de los políticos. Esto que vivimos NO es democracia aquí el pueblo no gobierna a través de sus representantes; aquí los representantes del “Soberano” lo montan, lo jinetean lo espuelean sin que nos sobresaltemos.

    Sigamos dándole e! Voto a los mismos, esos mismos que tienen esta patria en la lipidia… Es hora de hacer una política profiláctica y limpiar la corrupción desde adentro de los organismos políticos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *