LOS CONTRATOS DEL DIABLO O LAS COMPAÑÍAS BANANERAS

Por: Patricia Murillo Gutiérrez
“La verdadera tragedia de los pueblos no consiste en el grito de un gobierno autoritario, sino en el silencio de la gente” Martin Luther King.
Estos días tenemos  2 mil 100 trabajadores de la ahora llamada Chiquita Honduras, antes Tela Railroad Company en  suspensión de labores, porque la citada empresa y su gerente en Honduras, Juan Sorto, sin avisar ni mucho menos consensuar,  les suspendió los servicios médicos que recibían en La Lima Medical Center, pasando tal obligación a una  empresa aseguradora transnacional que no les merece confianza.
Ello implico la clara violación de la Cláusula  13 del vigente Contrato Colectivo que habla de la prestación de los servicios de salud, que deben darse en el centro Médico más cercano. Como si fuera poco los nuevos empleados de la Compañía renuncian  desde su entrada a que sean atendidas sus familiares más cercanos.
Nos gustaría saber cuántos millones de millones de dólares ha sacado del país esta empresa y por qué le quitan  los derechos más elementales a sus trabajadores, que con su esfuerzo y su vida han generado por décadas  tanta plusvalía para la misma.
Y todo ello con el contubernio de los Partidos  Nacional y Liberal que les pavimentaron el camino a esas empresas extractivistas de ayer y hoy, que nada más nos dejan migajas a costa aun de la pérdida de nuestra soberanía territorial.
Juan Orlando Hernández se jacta en estos días que pronto habrá sorpresas con las zonas de desarrollo, en otras palabras, insiste en su proyecto de venta de nuestro territorio  por unos dólares más.
 En Honduras tienen la lógica perversa los  titulares del Bipartidismo, sobre que ellos con sus 115 años por el lado del Partido Nacional o sus 126 por el Partido Liberal, tienen toda la autoridad moral y la experiencia institucional, para seguir gobernando Honduras.
Si durante más de un siglo han sido sus políticas entreguistas, la corruptela de sus líderes y la desnacionalización en sus actuaciones que les han quitado los más mínimos derechos a seguir en la gobernanza de la Patria.
Esos que tan bien retrato Rolston en la carta que envió al abogado de la Cuyamel Company, Luis Melara, donde desnuda la vulnerabilidad de los gobernantes hondureños y sus esposas, adictos a  la lisonja y el poder, la riqueza y los honores inmerecidos.
Que descaro el argumentar por estos depredadores que son la salvación de la Patria y es imperativo que sigan para la vida mejor del pueblo. Cuando han hundido al país en la miseria, la deuda impagable y los más oscuros indicadores en todas las líneas que implica el buen gobierno.
 Si el estadista Francisco Morazán viviese ya los hubiera enfrentado y sin duda sacado del poder que detentan contra todo indicio de democracia y en total dictadura. Y con el beneplácito  de las Fuerzas Armadas de Honduras, o más bien de sus titulares que dejaron rota  la máxima de Honor Lealtad y Sacrificio por la Patria.
A cambio de qué,  nos preguntamos esa conducta cómplice de los militares, que miraron para otro lado cuando se violentaron artículos pétreos con la  reelección presidencial.
 Sera por los  miles de millones que reciben en el presupuesto de la república y que sin tocarse los hígados pues son insaciables, aprovechan cualquier espacio para pedir más dinero para repotenciar aviones y artillar unas corbetas alquiladas que a decir del pueblo, fue un negocio irregular.
Estos gobiernos del Partido Nacional y Liberal han entregado por tradición y por riquezas propias, las mejores tierras en concesiones vergonzosas. Y Hoy  continúa tales prácticas, entregando nuestros ríos, bosques, minerales etc.
Y sigue esa zaga, JOH el delfín de Tiburcio Carias Andino, el aprendiz de dictador, que asalto el poder en elecciones fraudulentas del 2013, de la mano de Liza Kubiske embajadora de los Estados Unidos que en la más descarada postura intervencionista, tutelo las elecciones  hasta que le pusieron la banda presidencial.
Por ello es tan digna y patriótica la postura de esos dos mil trabajadores agrupados en el SITRATERCO,  pues hastiados de  tantos golpes bajos de la Compañía, no dudaron en suspender sus labores para ser escuchados, en la defensa del mas elemental derecho que un humano tiene: por su salud, por sus vidas.
Ellos han roto el silencio temeroso o acomodado de las mayorías de nuestro pueblo que aunque percibe que el Bipartidismo matrimoniado en el  Congreso Nacional nos está llevando al diablo, casi no alzan la voz, sumergidos en el temor o en la esperanza que vendrá nuestro Dios a arreglar los problemas en Honduras. Olvidando que el Señor nos dio los talentos y el libre albedrio para luchar por nosotros mismos.
Visitamos solidariamente varios de esos campos bananeros en paro, junto a un grupo de candidatas a diputadas por el partido Libertad y Refundación y el candidato a alcalde de La lima, Amadeo Hernández  y me conmovió al infinito, la aclaración de una  madura campeña cuando me dice,” mi ropa que esta manchada no es por mugre, sino es la leche de los guineos”.
Tome sus manos y de otras mujeres allí, manos de mujeres luchadoras por sus familias y con manchas y laceraciones, su piel curtida por los soles que aguantan y en algunas ya sus miradas marchitas a pesar que no están ni cerca de edad de jubilación,  producto de tanto trabajo y tan poca paga.
Los Contratos de Diablo llamaba a estas concesiones y prebendas  el escritor mejicano Edmundo Valadez en su libro de tal nombre. Por cierto allí aparece descrito el Banana Gate, con el retrato del entonces ministro de Economía Abraham Bennaton Ramos que fue uno de los facilitadores del soborno bananero que salpico al golpista general Oswaldo López Arellano, que llego dos veces al poder, por la puerta de atrás.
Cuanta ilegalidad y cuanta violencia giran alrededor de las compañías bananeras en Honduras. Y siguen todavía  en pleno Siglo 21 con tal malas prácticas. Igual que las empresas mineras, las hidroeléctricas etc.
Desgarradora fue y sigue siendo la vida de nuestros compatriotas campeños, pero muy aleccionadoras sus luchas hoy como ayer, a pesar de las dirigencias corruptas que han tenido y las traiciones recibidas.
Lo que ellos ya están sufriendo al pretender quitarles  una  prestación de calidad a los derechos constitucional a salud es lo que igualmente sufren  millones de compatriotas cuando llegan a los hospitales públicos ahora casi privatizados en manos de ONG y fundaciones.
Ah los que ayer se creyeron los dueños de Honduras,  los que hoy siguen esa línea  malvada, les llegara el día del apretar los dientes y  darán cuentas por sus desastrosas administraciones públicas y este pueblo que despertara, les hará pagar todas esas facturas de dolor que le han causado.

2 comentarios sobre “LOS CONTRATOS DEL DIABLO O LAS COMPAÑÍAS BANANERAS

  • el Mayo 19, 2017 a las 12:47 pm
    Permalink

    Es lamentable ver como las putas de liberales y nazi onalistas(perdon a las damas que ejercen la profesion por necesidad)han menoscavado a la nacion,sobre todo el mal llamado delfin de Carias,nada mas lejano a la realidad,este cadeJOH.es original en todo,sus engaños,genocidio,por su pratica de tacticas de la KGB,y la segragacion partidaria,estos dos partidos junto con los chafas,son tres ratas iguales que cada cual en su momento a destrozado a la nacion,en beneficio propio,no cabe duda de que los americanos tambien han tenido que ver en todo esto,por que tambien se han beneficiado del rio revuelto,y siguen haciendolo,sino,porque permitio la administracion Obama el golpe de estado? “Porque Mel tiene inclinaciones dictatoriales y coquetea con los dictadores de latinoamerica” y enviaron a la Señora Clinton a “ungir” a un mongloide desconocido en la politica criolla,el gran politico y estadista Pepe Cachiro.electo segun las declaraciones del TSE de aquel entonces por mas de 5 millones de votos,luego le toca el turno a cadeJOH,que controlo los destinos del pais con Micheleti primero,y con Pepe Cachiro despues,para agenciarse con la dictadura del pais,por medio de un Judas Ortez Sequeira que le puso ahi,declarandolo presidente constitucional,afortunadamente a veces hasta el Diablo tiene sus pasadas buenas,y cadeJOH le patio el culo a este malviviente para poner a su gente.y seguir destrozando a la nacion vendiendola al mejor postor,en complicidad con estos liberales que por billete,le venden hasta el alma de la madre que los pario a CadeJOH,aqui al final solo hay una solucion,matar a cuanto corrupto se tenga conocimiento,porque ellos ya tuvieron su parte en esta vida,es justo que paguen con sus miserables almas,el dolor y sufrimiento de un pais que no los puso ahi,ellos con dinero rrobado han comprado esos puestos politicos,y no sienten que le deban nada al pueblo.

    Respuesta
  • el Mayo 17, 2017 a las 10:06 pm
    Permalink

    Como es posible que esta Compañia siga chupando los recursos de la tierra y el sudor de Honduras aunque cambie de nombre (United Fruit Co,United Brands,Chiquita Honduras) para confundir a las nuevas generaciones de hondureños,si su conceción fué por 99 años, y tiene la misma edad que el bipartidismo que gobierna Honduras de estar saqueando al país,¿donde esta el nombre que ostenta el Partido Cachureco para defender a las nuevas generaciones de hondureños? ya que en el pasado ironicamente el refundador del Partido Nacional (Manuel Bonilla C) fué el que le entregó miles de hectareas de tierra sin pagar un solo centavito de renta por 99 años, a cambio de su ambición personal de ser presidente,fué llevado en un barco de la mamita United de New Orleans a Puerto Cortes a imponerlo como presidente,y durante el CARIATO,la United disfrutó el entreguismo del gobierno cachureco, el sustituto de Carias en el poder Juan Manuel Galvez era abogado de United y le defendia sus intereses ante el estado del cúal era parte, y para rematar en tiempos del BANAGATE (1974-1975) el presidente en turno el militar Osvaldo Lopez Arellano constitucionalizado por el Pantido Anti-nacionalista, hoy estos 2 mil trabajadores podran jalar a otros a la huelga como la heroica huelga de los 50 mil del año 1954,(año revolucionario en todo Centroamerica).

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *