PARA UN PAÍS VIOLENTO: MÁS YOGA, MENOS ESTRÉS.

Por: Patricia Murillo Gutiérrez

El pasado XXXI Congreso de Psiquiatría Centroamericano y del Caribe, efectuado en San Pedro Sula, con su lema “Salud Mental, Siglo XXI: Abriendo Mentes, Quitando Estigmas”, buscaba desvanecer los prejuicios que se tejen y enraízan acerca de la Salud Mental, según lo explicaba la doctora Alejandra Munguía, presidenta de la Asociación Centroamericana y del Caribe de Psiquiatría. (La Prensa, 6 de Abril de 2017).

 Con una temática pertinente para la sociedad hondureña, que no debería ignorar el violento marco en el que estamos insertos y su impacto en nuestras vidas, me llamó la atención la disertación de Ricardo Stanley, psicólogo y maestro de Yoga, quien planteó que hacer Yoga incluidas sus técnicas de respiración y relajación, ayuda para aliviar las enfermedades asociadas al estrés. Recordaba el profesional, que labora en La Ceiba, cómo esta milenaria práctica trabaja la mente humana que no descansa en su labor operatoria que produce millares de pensamientos diarios, muchos de ellos negativos.

 Los psiquiatras reunidos en San Pedro Sula expusieron sobre los efectos de la violencia en la salud humana, especialmente en los niños y los adolescentes, asegurando que en Honduras un 76% de los niños sufren algún tipo de violencia. La doctora Munguía aseveró que “la génesis de la violencia en el país radica en los problemas socioculturales como la pobreza, el maltrato doméstico y si no se trata la violencia, lo que sucede es que se genera más y la sensibilización de la población se pierde”.

 Dentro de las recomendaciones de este Congreso, para disminuir la discriminación y la violencia, se estableció: “Fomentar la cultura, el arte y los deportes en la juventud así como crear políticas de Salud Mental”.

Comento yo, los profesionales no aludieron que para construir una sociedad civilizada hay que militarizar el país. Eso está para las mentes guerreristas y no pacificas

Pero retomando al psicólogo Ricardo Stanley y el énfasis que pone en la práctica del Yoga para trabajar contra el estrés, recordamos que es una práctica milenaria de desarrollo de la conciencia y en ella se unen diversas técnicas para mejoramiento de las diferentes dimensiones que forman a un ser humano: cuerpo, mente, emociones y espíritu.

Su origen data de alrededor de cinco mil años y se sistematiza en la India, aunque se ha extendido a la mayor parte del planeta y se practica independiente de religiones, creencias, doctrinas etc. Yoga quiere decir “unión” y parte de la idea que todas las dimensiones que nos constituyen, forman una unidad en la que las partes se influyen entre sí. Y a la vez  las personas formamos una unidad con  la totalidad  que nos rodea, con la Naturaleza, con el Universo y con todo principio trascendente. Lo cual no implica que esté ligada a una religión, aunque muchos religiosos la practican.

 El Yoga es más bien una forma de vivir que engloba técnicas de ejercicios psicofísicos, buena nutrición, pautas de comportamiento y métodos para lograr niveles óptimos de energía, de salud y de conciencia.

 Aunque en Honduras va tomando auge esta práctica, aún falta mucho para que tenga niveles populares. Aun cuando, sus beneficios van en lo físico al ir tomando conciencia de como alimentarnos, genera una mejor coordinación motora, más fuerza, resistencia, agilidad y flexibilidad. Equilibra el metabolismo, mejora la postura, enseña a respirar, desarrolla la capacidad pulmonar y cardiovascular, oxigena el cerebro y fortalece el sistema inmune entre otras cualidades.

 En lo emocional y mental, genera equilibrio, mejora la concentración, la autoestima, promueve la empatía, permite conocer mejor nuestras emociones, afina los sentidos y desarrolla apertura mental entre otras virtudes. Y en el nivel espiritual, genera paz y confianza. Promueve el respeto a la naturaleza y a los demás, fortalece la voluntad, afina el sentido de la recepción y genera espontaneidad, expresividad y alegría.

 Todo lo contrario a estimular ese consumismo derrochador y vacío de este sistema  mercantilizado, que llena los cuerpos de chatarra, impulsados a veces por tanta ansiedad o aburrimiento e injerta en las mentes una cultura subterránea de antivalores  en lo que contribuyen algunos medios de comunicación, por la baja calidad de sus programaciones.

 Y el Yoga no tiene edades, este sistema de disciplinas puede practicarlo desde los niños hasta nosotros que ya entramos a la Tercera Edad. Y para motivarle a saber más de ello comparto esta vivencia. Tras dos años y medio de practicar el Hatha Yoga comparto con ustedes amigos de Criterio.hn algunas posturas que nos ha traído múltiples  beneficios especialmente a nuestra columna vertebral y en la respiración, masajes terapéuticos a los órganos internos y mayor flexibilidad y tonificación muscular.

¡Se anima!  Tanto en Tegucigalpa, La Ceiba, San Pedro Sula y otras ciudades del país, hay gente comprometida consigo misma, haciendo Yoga. Caminando, trotando,  haciendo ciclismo, Zumba, nadando etc.

Por cierto aquí hago un respetuoso homenaje póstumo al doctor José Ramón Solórzano, cuya dedicación a la salud de los hondureños merece que su obra siga viva, de  la mano de sus discípulos.

 Lo importante es ir contra el sedentarismo, la cultura del descarte y la chatarra y el estrés desmedido que nos impone este sistema antinatural que nos han creado. Le invito  a cuidar el templo donde usted vive.

Fotografías de las posturas y algunos beneficios:

Postura perro cara abajo: Libera tensión y estrés, flexibiliza el cuerpo (hombros, cadera, extremidades), mejora la digestión y la circulación sanguínea, alivia el dolor de espalda, mejora la postura, revitaliza y fortalece el cuerpo.

 Postura de la media torsión: Estimula el hígado y los riñones, favorece la digestión, estira los hombros, las caderas y el cuello, Se energiza la columna vertebral. Alivia el dolor menstrual, la fatiga, la ciática y dolor de espalda.

 Postura del estiramiento del Oeste: Calma la mente, ayuda a aliviar la ansiedad y la irritabilidad. Estira los músculos de la parte posterior del cuerpo, mejora el proceso de la respiración y la alineación de la columna vertebral. Masajea y tonifica los en la órganos ubicados región abdominal y pélvica.

 Postura de liberación de los vientos: Aporta claridad mental. Proporciona un masaje suave a los órganos del sistema digestivo, aumenta la circulación de sangre a los órganos internos del cuerpo, favorece la eliminación de gases, fortalece los músculos de la espalda baja y del abdomen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *