Aves de rapiña (poema)

Por: Carlos Polanco

Aves de rapiña rondan tu morada

aguardan presurosos tu caída.

Sobrevuelan el alto cielo,

                                                           maniobrando movimientos tácticos

para amedrentar tu camino.

Quieren verte hecha mierda,

como basura pudriéndose en el crematorio.

Te imaginan muerta,

royendo tus vísceras,

bebiendo de tu sangre,

robándose hasta

                               el último hálito de vida

                                                                              que te queda.

 

Malditos asesinos,

ávaros trogloditas,

momias egoístas.

Tienen sus bóvedas llenas

y ansían más poder

quieren más riquezas

quieren nuestro cerebro.

 

¿Cuándo asesinamos?

¿Cuándo hemos robado? –se preguntan-

Cuando gobernaron para sí mismos –responden los muertos-

Y no para el pueblo.

 

Pero las nuevas babilonias caerán,

serán tumbadas como la gran prostituta

su poderío sí tendrá fin.

 

Y vos, tierra sufrida,

vos te levantarás,

Para resplandecer.

 las profundidades

Surgirás desde                                                

 

No habrá hondura

de la que no puedas emerger.

Tus hijos e hijas, conscientes,

obligados a arrastrarse,

no te soltarán, aguantan,

jamás te abandonarán.

Lucharán hasta que seas esa tierra

donde mane maíz y frijóles para todos,

con agua fluyendo libremente,

y aves que cantarán tu libertad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *