El emprendimiento de base tecnológica: gran oportunidad que impulsa “IHCIETI”

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

El emprendimiento es un concepto muy utilizado en el mundo. Aunque siempre ha estado presente a lo largo de la historia de la humanidad, pues es inherente a ésta, en las últimas décadas éste concepto se ha vuelto de suma importancia ante la necesidad de superar los constantes y crecientes problemas económicos.

 ¿QUÉ ES EL EMPRENDIMIENTO ?

El emprendimiento es aquella actitud y habilidad en una persona, que le permite iniciar nuevos retos, nuevos proyectos; es lo que le permite avanzar un paso más e ir más allá de donde ya ha llegado.

Los altos niveles de desempleo y la baja calidad de los empleos existentes, han creado en las personas la necesidad de generar sus propios recursos, de iniciar sus propios negocios y pasar de ser empleados a ser empleadores.  Es decir, el emprendimiento se convierte en una oportunidad.

Sólo es posible si se tiene un espíritu emprendedor. Se requiere de una gran determinación para renunciar a la “estabilidad” económica que ofrece un empleo y aventurarse como empresario, más aún sí se tiene en cuenta que el empresario no siempre gana como si lo hace un asalariado, que mensualmente tiene asegurado un ingreso mínimo que le permite sobrevivir.

 TIPOS DE EMPRENDIMIENTO

El emprendimiento como iniciativa de aventura de creación de empresa, presenta diferentes tipologías: por necesidad, por oportunidad, de base tecnológica y de base científica,        son los principales.

Hay emprendimientos por necesidad y por oportunidad, pero son los de base tecnológica y los de base científica, los que resultan particularmente interesantes para los ecosistemas de competitividad, ciencia, tecnología e innovación de los países.  

Su atractivo reside en el hecho que ambos dinamizan ‘saberes’ especializados en forma de tecnología o de conocimiento científico. Es decir, dinamizan agregando valor.

El emprendimiento de Base Tecnológica comprende aquellas iniciativas de empresa basadas en tecnología, cuyos productos o servicios derivados pretenden transformar significativamente las prestaciones que reciben sus usuarios.

Abarca las aplicaciones tecnológicas para celular, los portales web y las iniciativas en diferentes tecnologías que se orientan a mejorar o revolucionar procesos industriales, entre otros.  A estos emprendimientos de base tecnológica también se les conoce como ‘startup’.

¿DE QUÉ DEPENDE SU ÉXITO?

El éxito de un emprendimiento de base tecnológica o ‘startup’ dependerá de la habilidad de los emprendedores de lograr este balance.

 Los ‘startups’ no son sino emprendimientos de base tecnológica o compañías de arranque o emergentes apoyadas en la tecnología. 

Se refiere a ideas de negocio que están empezando o están en construcción.  Son ideas que innovan el mercado y facilitan los procesos complicados a los clientes a través de la tecnología y que, por lo mismo, han logrado balancear los aspectos tecnológicos con los aspectos de negocios.

 CLAVE: UNA BUENA IDEA

Para buscar el éxito a partir de una idea novedosa, se necesita tener bien definida la manera en que el producto o servicio se diferencie en el mercado: si la idea no está definida con claridad, los clientes no notarán la diferencia.

Una ‘startup’ identifica un problema y lo resuelve a la medida: acorta el tiempo, facilita la búsqueda, hace algo funcional, logra que el cliente gane.  Una ‘startup’ nace de una idea que surge de la necesidad del cliente, de un problema que resolver y para que funcione, debe ser el mismo cliente quien valide esta solución, pues al final es, quien pagará por ella.

 REQUISITOS DE UNA “STARTUP”

Una ‘startup’ debe estar conformada por emprendedores que saben cómo hacer viable la idea y cómo venderla en el mercado.  Debe tener visibilidad, ser accesible y  tener el potencial para escalar de manera que resulte en crecimiento de las ventas. 

Tiene que contar con el apoyo técnico de expertos en las áreas necesarias.  Un emprendimiento de base tecnológica, debe conceptualizar la idea en un modelo de negocio potencialmente rentable que defina claramente los socios, las actividades, los recursos y la propuesta de valor.

Debe describir claramente los clientes y segmentos de clientes y la manera cómo se relacionará con ellos.  Un modelo de negocio que defina los canales que utilizará para entregar el producto a sus clientes y que aclare la estructura de costos y las fuentes de ingreso.

 ¿QUÉ MÁS HAY QUE HACER?

Se debe fortalecer el ecosistema de emprendimientos de base tecnológica, en la generación, consolidación y negociación de derechos de propiedad intelectual: saber crear, consolidar y negociar derechos de propiedad intelectual es vital para la proyección exitosa de las ‘startups’.

Se trata de compartir la propiedad para la proyección exitosa de la empresa; es decir, entender que es preferible pasar de ser dueño de casi el 100% de algo muy pequeño, a ser dueño de 25%-35% de algo muy grande. Es lograr generar valor compartido, con alto potencial.

SU IMPORTANCIA EN LA ECONOMÍA

El emprendimiento es la alternativa de muchas familias, en la medida en que les permite emprender proyectos productivos, con los que puedan generar sus propios recursos y puedan mejorar su calidad de vida y en algunos casos salir triunfadores en situaciones de crisis.

Se trata del mejor camino para crecer económicamente, para ser independiente y para tener una calidad de vida acorde con las expectativas, lo cual implica desarrollar una cultura del emprendimiento encaminada a vencer la resistencia de algunas personas a dejar de ser dependientes. 

Es una manera de pensar y actuar, orientada hacia la creación de riqueza, a través del aprovechamiento de oportunidades, del desarrollo de una visión global y de un liderazgo equilibrado, de la gestión de un riesgo calculado, cuyo resultado es la creación de valor que beneficia a los emprendedores, la empresa, la economía y la sociedad.

 OPORTUNIDAD DE NEGOCIO

Los emprendimientos de base tecnológica, son una oportunidad de negocio que existe y se fortalece permanentemente con la aparición y desarrollo de nuevas tecnologías.  Es un saber aprovechar los recursos que ya están disponibles, darles la forma adecuada y hacer de ello un buen negocio para todos: el comprador, el emprendedor, la sociedad, el país.

Se debe fomentar una cultura del emprendimiento desde los primeros años de vida de las personas. Este proceso debe contemplar estrategias encaminadas a llevar a la persona al convencimiento que mediante la creación de proyectos productivos se puede a llegar a triunfar tanto personal como económicamente. 

Se debe formar emprendedores más enfocados en saber aprovechar el uso de los recursos.  Los emprendimientos de base tecnológica, las ‘startups’, son una opción viable para desarrollar una mejor calidad de vida: son una oportunidad.

EL IHCIETI Y EL PROGRAMA STARTUP

En el marco de la estrategia de Promoción y Fomento del Desarrollo Científico, el Instituto de Ciencia, Tecnología y la Innovación (IHCIETI), ha creado el programa Honduras Startup, una iniciativa que busca desarrollar un ambiente propicio para la incubación y aceleración de emprendimientos en el país con componente tecnológico. 

Honduras Startup es un programa que apoya y fortalece un ecosistema idóneo para permitir de manera sostenible el surgimiento de emprendimientos potencialmente viables.

Honduras Startup es una de las 22 iniciativas creadas por el IHCIETI en el marco del proyecto que gradualmente busca el desarrollo de ciencia, tecnología e innovación en el sector académico. Con ello el país optará en los próximos años con una estrategia  de crecimiento económico basado en el conocimiento.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *