Con apoyo del IHCIETI crean producto que mata las larvas del mosquito transmisor del dengue

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Honduras ha alcanzado un gran avance en la investigación y utilización de productos biológicos para el control de vectores.

El control de las larvas del mosquito Aedes aegypti es posible gracias a un producto elaborado en Honduras con el apoyo del Instituto Hondureño de Ciencia Tecnología e Innovación (IHCIETI).

A causa de los fenómenos de cambio climático, hoy en día los países ubicados en regiones tropicales sufren de forma cíclica epidemias debido a arbovirus. Honduras se ha visto afectada por epidemias de dengue transmitidas por el mosquito Aedes aegypti que implican una alta morbilidad y mortalidad que se traduce en días laborales perdidos, e imponen una gran carga al Sistema Nacional de Salud.

En los últimos años a esas epidemias de Dengue se han agregado las infecciones por el virus Chikungunya y, más recientemente, el virus Zika, todos los cuales son transmitidos por el mismo mosquito. Dado que el mosquito A. aegypti sirve de vector a esas tres enfermedades infecciosas, su control es primordial para evitar su propagación y las consiguientes epidemias que se derivan de esos padecimientos, por lo que es necesario contar con medidas que eviten la reproducción y diseminación de los mosquitos.

Varios proyectos patrocinados por el “IHCIETI” estudiaron en el 2015 el Impacto de la renovación del agua en el efecto residual de Bacillus thuringiensis variante israelensis (Bti) en el control de Aedes aegypti en Tegucigalpa, Honduras.

Ese estudio permitió encontrar mortalidad larvaria hasta del 97.9-100% durante 21-37 días con recambios de agua cada 2 y 7 días, con dosis efectivas de 2.5-5mg/L de formulación sólida de Bti. Vectobac.

Otros estudio realizado el 2016 sobre la  “comparación de 2 formulaciones líquidas de Bacillus thuringiensis variedad israeilensis sobre la mortalidad larvaria de Aedes aegypti y efecto residual.

El estudio estuvo a cargo de la Dra Jovita Francia Ponce, Epidemióloga, quien contó con el respaldo de su equipo técnico para investigar el larvicida a base de la bacteria Bacillus thuringiensis variante israelensis (Bti), dando continuidad a la línea de investigación en biotecnología sobre el Bti como método biológico de control vectorial.

¿Qué es el “Bti” y cuál es su importancia ?

El Bti es una bacteria Gram positiva formadora de esporas con propiedades patógenas para muchas especies de Lepidópteros, Coleópteros, Dípteros (insectos) que se ha estudiado por casi 40 años a nivel mundial, y ha demostrado ser efectiva en la destrucción de larvas de Aedes aegypti, que –como ya se ha indicado- es un mosquito reconocido por ser transmisor de enfermedades como Dengue, Chikungunya y Zika. 

A nivel internacional, la creación de larvicidas usando el Bti requiere controles de calidad y estandarización en el proceso a fin de obtener un producto identificado con las características de su potencia (expresada en unidades tóxicas internacionales/mg), así como su perfil electroforético de los cristales protéicos tóxicos y perfil de plásmidos. También se hacen pruebas de detección para contaminantes como Staphylococcus aureus, Salmonella spp., Pseudomonas aeruginosa y Escherichia coli, a fin de tener un producto puro y de calidad.

La efectividad del “Bti”

Una vez creado, el Bti se puede dispersar fácilmente de forma directa sobre el agua, pero en las corrientes con flujo se diluye con facilidad y pierde su potencia. En los materiales con partículas el Bti puede durar más tiempo al aplicarlo sobre superficies de agua, ya que se absorbe y sedimenta en estos medios. Por otra parte, las esporas del Bti pueden durar hasta 22 días en estos sedimentos, mientras que las formas líquidas pueden inactivarse al entrar en contacto con lodo (al lavarlo recupera su actividad larvicida).

La Organización Mundial de la Salud ha dado pautas para la evaluación de estos agentes biológicos como insecticidas. Cuando se desconoce la potencia de un producto con fines larvicidas se recomienda que en 20 mL se diluya 200 mg del producto homogenizándolo y posteriormente realizando diluciones seriadas hasta encontrar la dosis letal 50.

Los experimentos demostraron que una formulación líquida de Bti producida en 2015 en nuestro país por IHCIETI es efectiva sobre la mortalidad de larvas de los mosquitos, y mantiene su efecto al menos por 1 semana luego de haber sido aplicado al agua almacenada.

En los experimentos o bioensayos se comparó una formulación estándar de Bti adquirida en el extranjero con el producto nacional. A medida que avanzaron los estudios se comprobó que el producto nacional produce mortalidad larvaria del 100% con dosis entre 7 y 8 mg/L (dosis letal 50 y concentración letal 50 de 7.34 mg/L según el análisis probit), y aunque son dosis más altas que la de otros productos en el mercado, el control de las larvas de estos mosquitos es eficaz con un larvicida hecho en nuestro país.

Aún hay mucho que estudiar sobre este producto nacional, pero sin duda Honduras ha avanzado un paso en investigación y en la utilización de productos biológicos para el control de vectores. El agua que ha sido tratada con Bti no tiene efectos secundarios para los humanos que la utilizan. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud aún no autoriza que se consuma por humanos, aunque sí se puede usar para otros usos relacionados con las actividades humanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *