En Tamaulipas, México capturan a exmilitar hondureño implicado en el asesinato de Berta Cáceres

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

El aprehendido es un exmilitar, que de acuerdo a la ATIC tenía nexos con DESA.

Tegucigalpa.-En el estado de Tamaulipas, México fue capturado este jueves el exmilitar hondureño, Henry Javier Hernández Rodríguez, supuesto implicado en el asesinato de la lideresa indígena y ambientalista, Berta Cáceres.

El supuesto homicida fue arrestado por federales mexicanos en una barbería de la ciudad de Reynosa, Tamaulipas al noreste de México, tras dos meses de seguimiento, informó el director de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), Ricardo Castro.

Castro aseguró que la captura de Hernández Rodríguez, se dio gracias al trabajo de vigilancia realizado en varios países (Honduras, El Salvador, Guatemala, México y Estados Unidos) y que será repatriado a Honduras para seguir el proceso judicial correspondiente.

Aseguró además que Hernández Rodríguez tuvo participación directa en el crimen contra la presidenta del Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).

Berta Cáceres fue asesinada el 3 de marzo del año pasado en La Esperanza, Intibucá.

El supuesto homicida, que laboraba en la barbería de Reinosa como barbero, es un exmilitar que tenía contactos con personas de la empresa Desarrollos Energéticos S.A. (DESA), afirmó el director de la ATIC.

Hernández Rodríguez se convierte en la sexta persona capturada por suponerla implicada en el crimen de Cáceres, quien fue asesinada el 2  de marzo del año pasado en su casa de habitación de la ciudad de La Esperanza, en el occidental departamento de Intibucá.

Hasta el momento la justicia hondureña no ha revelado los móviles del repudiable crimen que conmovió al mundo y tampoco ha presentado a los autores intelectuales.

La familia de Cáceres argumenta que Berta fue asesinada por oponerse a la construcción de la represa Agua Zarca, que se construye en las tierras de la comunidad lenca sobre el río Gualcarque. También aseguran que el crimen se cometió por órdenes de los propietarios de la empresa DESA en complicidad con altos funcionarios del gobierno hondureño.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *