Comunidades garífunas protestan frente a Mi Ambiente y JICA por imposición de proyectos en río Cuyamel

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

La embajada de Japón ya sabe la posición de los pueblos garífunas de esa zona,  pero igual siguen insistiendo y queriendo violentar los derechos de los pueblos originarios, por lo que el líder garífuna advirtió que se irán al ámbito internacional a realizar sus denuncias.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.h 

Habitantes de la comunidad garífuna de Sambo Creek se manifiestan en esta mañana ante la Secretaría Mi Ambiente  en rechazo de la Represa Hidroeléctrica que se pretende construir sobre Río Cuyamel asentado en el territorio ancestral de esa comunidad.

garifunas-protesta

Nahún Lalín dijo que,  van a ser recibidos por las autoridades de Mi Ambiente y les plantearán por enésima vez que paren ya los proyectos que vendrían a represar los ríos de sus comunidades como son el Río Tambo y el Rio Cuyamel donde se pretenden construir una represa de agua y otra para un proyecto hidroeléctrico sin contar con el consentimiento de la comunidad.

Las comunidades del sector de Sambo Creek, Municipio de La Ceiba, departamento de Atlántida,  han venido realizando asambleas desde hace unos diez años donde han venido manifestando que no quieren esos proyectos en sus territorios pero aun así las autoridades insisten en ello.

Lalín dijo que las comunidades se verían afectadas en la producción de agua para su sobrevivencia y para sus cultivos y también señaló que los ríos son los que producen la arena para las playas y esto vendría a empeorar la erosión costera y sería un problema mayor para el cambio climático en sus pueblos.

Luego de la demostración en Mi Ambiente los pobladores se conducirán a manifestarse ante la Embajada de Japón como para dar un mensaje por el no financiamiento de ese proyecto porque violenta el derecho de consulta establecido en el Convenio 169 y es también un crimen ambiental.

Lalín explicó que la Japan International Cooperation Agency (JICA por sus siglas en inglés) es quien pretende financiar el proyecto hidroeléctrico y ha colocado 27 millones de dólares para ello y le están metiendo presión a las municipalidades para que obtenga el visto bueno de las comunidades para que obtengan el visto bueno de esos pueblos porque si no, los fondos serán levados a otros proyectos.

La embajada de Japón ya sabe la posición de los pueblos garífunas de esa zona,  pero igual siguen insistiendo y queriendo violentar los derechos de los pueblos originarios, por lo que el líder garifuna advirtió que se irán al ámbito internacional a realizar sus denuncias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *