Operadores de justicia, militares y policía están en manos de delincuentes y criminales

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-No se puede combatir el crimen, la delincuencia y la corrupción si a lo interno de las instituciones del Estado, todavía allí existen manzanas podridas que son  criminales y delincuentes y que son corruptos, de tal manera que cualquier proceso de reforma y de fortalecimiento debe tener como condición sine qua non, la depuración, la profilaxis,  la limpieza, porque esas manzanas podridas obstaculizan la lucha en contra del crimen organizado y la delincuencia, aseguró Omar Rivera director ejecutivo de la Asociación Paz y Justicia (APJ).

POLICÍA NACIONAL

Rivera apuntó que como organización han estado en Olancho, Santa Rosa de Copán, el Progreso Yoro, Comayagua, Choluteca y San Pedro Sula entre otras ciudades en pláticas con la sociedad civil y pobladores de esas comunidades y departamentos y la conclusión  hay o no existe un cambio trascendental en el combate a la violencia y criminalidad que pueda ser percibido por la población.

Puntualizó que, “cuando usted tiene una reducción de la tasa de homicidios, como lo menciona la autoridad,  de 90 muertes a 65 muertes por cada 100 mil habitantes, significa que usted debe ponerse contento porque el fin de semana hubo una masacre,  pero esta ya no fue de nueve personas, sino que de seis”.

“Usted no puede venir a hacer fiesta o a pretender que le den un homenaje  o se le denomine victorioso en una lucha contra el crimen que todavía tiene dimensiones insoportables” señaló Rivera.

La tasa de homicidios a nivel mundial es de 5.5 a 7 homicidios por cada cien mil habitantes. O sea que tenemos más o menos, de acuerdo a las cifras oficiales si estas fueran reales, tenemos una tasa de homicidios que supera 11 veces más del promedio mundial y más o menos cuatro veces más la tasa de América Latina.

Tenemos una situación insoportable que a pesar de todas las reformas legales e institucionales y a pesar que se ha tenido dinero,  como nunca,  para la seguridad con un incremento sustancial para la Policía Nacional y para las Fuerzas Armadas que se han involucrado en esta tarea los resultados son pírricos en el combate a la criminalidad.

Rivera recordó que la Tasa de Seguridad ha recaudado entre 7 y 8 mil millones de lempiras y hay cerca de 90 proyectos de la comunidad internacional en el tema de seguridad y justicia y lamentablemente los resultados no son trascendentales.

Reconoció que ha habido algunos avances, sobre todo en el tema de crimen organizado, pero esos avances no son suficientes y la gente no lo percibe así.

El tema de la impunidad, el problema es que el enfoque que se le da es un enfoque de intervención territorial, un enfoque represivo, pero no sistémico y es ahí donde se falla en vencer la impunidad.

Hasta la fecha van 95 masacres con 352 muertes en el presente año.
Hasta la fecha van 95 masacres con 352 muertes en el presente año.

En Honduras solo el 4% de los homicidios llegan a juicio oral y público y son sancionados. Con 96% de impunidad cualquiera se atreve a ser delincuente o a quitarle la vida a otro ser humano o a actuar de forma violenta para resolver cualquier tipo de disputa, sentenció Omar Rivera.

Cuando usted no sanciona a los criminales y estos  tienen este amplio grado de impunidad, ese es un caldo de cultivo para que otros multipliquen, reediten, imiten ese tipo de prácticas, porque saben que no los van a investigar, mucho menos los van a judicializar y es casi seguro que no llegaran a ser sancionados por un juez.

¿Ocho mil millones de lempiras en la Tasa de Seguridad, el involucramiento de la Fuerzas Armadas en el combate a la delincuencia, cambios en el estamento jurídico y en la institucionalidad y los resultados son tibios, que pasa? Se le consultó a Rivera quien respondió así:

Creo que han cometido un error, especialmente en la primera Parte de este gobierno al pretender darle un protagonismo a las Fuerzas Armadas que nunca debió tener. Dijo reconocer algunos logros en fortalecer el sistema de investigación criminal y en garantizar una mayor preparación de los policías que este 14 de diciembre se graduarán unos 1000 elementos con instrucción de 3 a doce meses. Y debió fortalecerse la égida civil y la policía comunitaria y no la militarización de la sociedad.

Rivera motivó al gobierno a que le apueste a un proceso integral que incluye: primero un proceso de programas de prevención del delito, un enfoque comunitario en la acciona de la policía, mejoramiento de la capacidad técnica y científica de la investigación criminal, todo un proceso de especialización del ministerio público y una despolitización de los órganos operadores de justicia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *