Izquierda y derecha política: ¿Cómo surgen?

Por Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Asamblea del Parlamento de Francia
Asamblea del Parlamento de Francia

El concepto de izquierda política es una clasificación sobre las posiciones políticas que agrupa a estas que tienen como punto central la defensa de la igualdad social.

La izquierda política se divide en una multitud de ramas ideológicas.

El término izquierda política, como el de derecha política, tiene su origen histórico en la votación que tuvo lugar el 11 de septiembre de 1789 en la Asamblea Nacional Constituyente surgida de la Revolución Francesa en la que se discutía la propuesta de un artículo de la nueva Constitución en la que se establecía el veto absoluto del rey a las leyes aprobadas por la futura Asamblea Legislativa.

Los diputados que estaban a favor de la propuesta, que suponía el mantenimiento de hecho del poder absoluto del monarca, se situaron a la derecha del presidente de la Asamblea.

Los que estaban en contra, y defendían que el rey sólo tuviera derecho a un veto suspensivo y limitado en el tiempo poniendo por tanto la soberanía nacional por encima de la autoridad real, se situaron a la izquierda del presidente. Así el término “izquierda” quedó asociado a las opciones políticas que propugnaban el cambio político y social, mientras que el término “derecha” quedó asociado a las que se oponían a dichos cambios.

Ser de izquierda es, desde que esa clasificación surgió con la Revolución Francesa, optar por los pobres, indignarse ante la exclusión social, inconformarse con toda forma de injusticia o, como decía Bobbio, considerar una aberración la desigualdad social.

La Asamblea Constituyente francesa del año 1789 fue integrada por unos 1300 diputados que se distribuyeron en la sala agrupados,  según su identidad política. A la derecha del presidente de la asamblea, se ubicaron quienes intentaban restituir la monarquía. A la izquierda estaban quienes pretendían dar cauce a las proclamas revolucionarias de la época.

De ahí que se haya trasladado al análisis político esta historia de izquierdas y derechas según la cual los sectores de izquierda promueven alguna clase de revolución política capaz de colocar un nuevo sujeto político que represente a los sectores más postergados de la sociedad mientras que los sectores de derecha intentan preservar las condiciones anteriores al impulso revolucionario en representación de los intereses hegemónicos vigentes.

En el centro se ubica a aquellos que, con cierta simpatía por unos o por otros, buscan una suerte de conciliación garante del status quo.

Tradicionalmente este criterio categorizador fue aceptado e incluso reivindicado por aquellos que intentaron formar parte de la política. Incluso en el seno del anarquismo, aunque justamente este seno siempre estuvo formado más de excepciones que de reglas.

Incluso algunos, como Osvaldo Bayer, llegaron al extremo de categorizar a la izquierda y la derecha del anarquismo, lo cual, desde mi punto de vista, es aberrante.

Esta misma clase de aberración fue medianamente extensa en la medida en que también se asoció la izquierda política con alguna clase de extremismo radical cuando en realidad esa clase de extremismos de por sí no hubieren atestigüado ninguna voluntad particularmente revolucionaria.

Pero el punto clave en todo esto es que esta división hace referencia a una distribución física de los representantes en la Asamblea, lo cual queda por fuera de las categorías políticas actuales en la medida en que éstas incluyan las búsquedas políticas autónomas de intención emancipatoria o libertaria, e, incluso, desde el punto de vista anarquista, estuvo siempre fuera de la concepción global del movimiento en lo relativo a la posición que, respecto a lo político, se asumió históricamente.

Una pregunta ya tradicional es cuál sería la izquierda de un gobierno de izquierdas. Una segunda pregunta, también tradicional, es si puede un gobierno ser de izquierdas. En todo caso, la pregunta que me interesa reformular es si la división de izquierdas y derechas tiene sentido para la política actual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *